"Esto ya es inmanejable". Autoridades mexicanas habilitan segundo albergue para migrantes en Tijuana

Piojos e infecciones respiratorias. La insalubridad se apodera del primer campamento temporal para la caravana migrante. Hay hacinadas más de 6.000 personas a pesar de que solo tiene capacidad para la mitad

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Ante la situación de insalubridad y el hacinamiento que golpeaba a los migrantes en el albergue temporal en la unidad deportiva “Benito Juárez”, donde vivían unos 6.000 centroamericanos, el gobierno de México ha habilitado este jueves un segundo campamento en Tijuana. Este primer campamento solo tiene capacidad para la mitad de personas y en el recinto han ido proliferando los piojos y las infecciones respiratorias.

La lluvia ha transformado el suelo en un lodazal y ha empeorado unas condiciones ya de por sí complicadas en este polideportivo cercano a la frontera con Estados Unidos. En un lado del complejo se ha formado un gran charco de barro donde la gente tomaba duchas en el exterior junto a una hilera de inodoros portátiles malolientes.

 

El primer refugio temporal en el compleo deportivo Benito Juárez después de una fuerte lluvia en Tijuana, México, el 29 de noviembre de 2018.REUTERS / REUTERS

El primer refugio temporal en el compleo deportivo Benito Juárez después de una fuerte lluvia en Tijuana, México, el 29 de noviembre de 2018 /REUTERS

Al caer la noche, ha comenzado el traslado de unos 200 migrantes a este segundo refugio en un complejo conocido como “El Barretal”, situado más lejos de la frontera, al este de Tijuana. Tiene capacidad para 7.500 personas, de las cuales 3.500 pueden estar bajo techo y se localiza a unas nueve millas (14 kilómetros) de la Garita de Otay, donde los migrantes han hecho protestas para pedir asilo en Estados Unidos.

La prioridad en el traslado son niños, mujeres, personas de la tercera edad y las personas que tienen problemas de salud, además de los adultos que han expresado su voluntad de ser reubicados, según han señalado las autoridades. “Hay sobrepoblación y muy pocas normas de higiene. Con el agua y el frío va a haber demasiadas infecciones y necesidad de antibióticos”, señala Miguel Ángel Luna Biffano, voluntario sanitario de los Ministerios Nazarenos de Compasión, que ha acompañado a la caravana desde que entró en México.

 

El primer refugio temporal en el compleo deportivo Benito Juárez después de una fuerte lluvia en Tijuana, México, el 29 de noviembre de 2018.REUTERS / REUTERS

Foto: (REUTERS)

En el campamento principal, la gran mayoría de los centroamericanos estaban en tiendas improvisadas hechas de mantas amarradas y láminas de plástico o en tiendas de campaña endebles. Otras 200 personas dormían sobre las aceras debido a que no encontraron espacio o decidieron que era más cómodo quedarse afuera. En este primer albergue, las autoridades municipales señalaron en su último registro que había 6.151 personas, 520 niñas, 548 niños, 1.147 mujeres y 3.877 hombres.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos de México pidió el jueves al Gobierno que actúe. “Esto ya es inmanejable”, ha dicho Edgar Corzo, quien dirige la división de los derechos para migrantes de la comisión. Agrega que en el hacinamiento “cualquier cosa se puede esparcir" y que hay cuatro casos de varicela que están contenidos, pero son un riesgo.

Huelga de hambre para presionar a EE.UU 

Un grupo de migrantes ha anunciado este jueves que iban a empezar una huelga de hambre para tratar de presionar al gobierno de Estados Unidos y que aumente el número de peticiones de asilo que tramita diariamente (entre 40 y 50 personas). La acción se llevará a cabo en las oficinas del Instituto Nacional de Migración (INM) en la garita de El Chaparral y será "por tiempo indefinido".

Antes de la llegada masiva de migrantes a Tijuana en esta garita ya había una lista de más de 1.500 personas, así los huelguistas sugieren que se atienda de forma alterna tanto a migrantes de México, de los estados de Guerrero y Michoacán como de Centroamérica. "No queremos entrar antes que ellos, queremos una entrada pareja”, señalan.

Según datos de autoridades mexicanas, unos 9.000 centroamericanos llegaron a México desde el 19 de octubre en distintos grupos, de los cuales más de 7.000 arribaron a Mexicali y Tijuana, estado de Baja California, para desde allí pedir asilo en Estados Unidos y otros 2.000 se ubican en otra parte del país.