Legalizan el comercio ambulante en Los Ángeles

Esta ordenanza establecerá medidas de higiene para la venta de alimentos e impedirá que migrantes indocumentados sean deportados por realizar esta actividad

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Los vendedores ambulantes son parte de la cultura de Los Angeles, así lo señaló este miércoles el concejal Mitch O’ Farell al anunciar la aprobación de un reglamento que por primera vez regula y acepta el ambulantaje en las calles de esta ciudad de cuatro millones de personas.

"Estamos listos para hacer un cambio y es muy importante para todos", dijo Cedillo este miércoles. El hispano destacó que la iniciativa comenzó desde hace varios años "como una idea antagonista" y la aprobación de hoy muestra "la capacidad de esta ciudad para escuchar a su gente".

La ordenanza busca regular la venta de mercancías en las aceras y los parques de la ciudad, incluida la venta de alimentos y las medidas de higiene asociadas a ésta actividad comercial.

En Los Angeles, una ciudad donde tradicionalmente ha habido comercio ambulante, las ventas callejeras habían estado prohibidas hasta septiembre del año pasado, cuando el gobernador, Jerry Brown, despenalizó esta actividad.

La alcaldía angelina calcula que hay cerca de 20.000 vendedores callejeros en la ciudad. Estas personas se beneficiarán con las nuevas normas, pues además se han anulado 1.500 cargos por delitos menores contra los vendedores del municipio. De este modo también se evitará que migrantes indocumentados sean deportados por faltas menores relacionadas con el comercio ambulante.

“Es un modelo para toda la nación”, dijo el concejal José Huizar, quien consideró que así se beneficia además a los consumidores, pues habrá normas de higiene en la venta de alimentos que evitarán el esparcimiento de enfermedades.

Según la organización civil Cadena de Liderazgo para la Renovación Urbana, el número de comerciantes callejeros en realidad es de 50.000 en Los Ángeles, más del doble de lo que estiman las autoridades y el 80% de ellos son mujeres.