Tijuana no tendrá comida para migrantes a partir de mañana, advierte alcalde

El alcalde de la ciudad urge al gobierno federal de México que tome control de la situación para que los integrantes de la caravana tengan una vida digna porque "el agravio es grandísimo, de lesa humanidad"

Breaking News Emails

Get breaking news alerts and special reports. The news and stories that matter, delivered weekday mornings.
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Mañana o como muy tarde el jueves, Tijuana no podrá atender las necesidades de los miles de integrantes de la caravana migrante que están apostados en la frontera con EEUU a la espera de ingresar a ese país, dijo en entrevista a Telemundo el alcalde  de esa ciudad, Juan Manuel Gastélum.

"Creo que para el miércoles o el jueves ya no damos a más. El gobierno federal tiene que asumir su responsabilidad, crear una estación migratoria", advirtió Gastélum, quien explicó que 

"no podemos darles vida digna o condiciones dignas en la situación en la que nos encontramos y eso es de lesa humanidad. Eso es un agravio grandísmo para todo ser humano".

El alcalde tijuanense asegura que le ha hecho saber al gobierno federal de México la situación "no en el sentido de que si quieres, explicándoles nuestra problemática, no tenemos más allá del miércoles, échennos la mano, manden los camiones, los aviones con alimentos... Es más, que aparezca el gobierno federal y que se ponga la medallita pero que lo haga".

Get the noticias newsletter.

Sobre la ley internacional que reconoce a todo ser humano el derecho a pedir asilo, el alcalde de Tiajuana dijo estar de acuerdo, pero se pregúntó por qué el gobierno de México no le dice a EEUU que solvente la situación, que solvente la llegada de migrantes, "por qué nos la deja a nosotros".

Por otro lado, hace una semana, Gatélum encendió la ira de muchos en las redes sociales al referirse a los migrantes como "vagos y marihuaneros", al respecto nos comentó que "dije que muchos de ellos sí eran desordenados, no todos, por ejemplo ayer los que manejaron la situacion -intentar cruzar a EEUU por lo que fueron dispersados con gases lacrimógenos- eran unos 500. Son todos, no, son muchos sí, Para mi dos o más ya son muchos".

Mientras tanto, los migrantes se enfrentan a condiciones cada vez más duras en el albergue provisional dispuesto por las autoridades locales en la unidad deportiva "Benito Juárez".

En el refugio ya no cabe un alma. Los últimos grupos de migrantes que llegaron a Tijuana duermen en el exterior. Hacinados entre las banquetas, juntos, tratan de darse calor corporal porque el frío cala duro en la madrugada.

Daniel, uno de los más de 5.600 migrantes que se encuentran en el albergue, tiene apenas 11 años de edad. Ya recorrió varios miles de kilómetros y estuvo cerca de llegar a los Estados Unidos. "Dany", como le llaman, ya se dio por vencido.

Huyó de su poblado natal harto de la pobreza extrema. Alguien le contó de la "caravana migrante" y se sumó a solas al contingente.

Este lunes, acompañado por oficiales de los Grupos Beta -unidad del Instituto Nacional de Migración especializada en brindar orientación y asistencia a migrantes-, pidió a los encargados del módulo de atención de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) que lo pongan en la lista de traslados voluntarios.

Ya está cansado, desnutrido y enfermo. Quiere volver a Honduras.

El albergue en el centro deportivo fue cercado por fuerzas federales mexicanas luego del enfrentamiento del domingo, cuando cientos de centroamericanos rompieron una barrera policial para tratar de ingresar a Estados Unidos, siendo repelidos con gases lacrimógenos de la policía fronteriza estadounidense.