El Departamento de Justicia pidió a las cortes que los dejen restringir el asilo

Después de atacar a los cortes por fallar en su contra, el Gobierno de Trump pide que le den la razón para no reconocer el derecho de asilo de los inmigrantes ilegales.
Miembros de la caravana de migrantes centroamericanos esperan en la frontera a que autoridades estadounidenses les concedan una audiencia para pedir asilo
Miembros de la caravana de migrantes centroamericanos esperan en la frontera a que autoridades estadounidenses les concedan una audiencia para pedir asilo.AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

El Departamento de Justicia pidió el martes por la noche a un juez federal de San Francisco que levantara una orden suya que impide al gobierno de Trump imponer nuevas y estrictas restricciones al asilo.

Y si el juez no actúa para el miércoles, dijo el Gobierno, pedirá al Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito que bloquee la orden del juez.

En su presentación ante el tribunal, los abogados del gobierno dijeron que el juez socavó los esfuerzos del presidente, Donald Trump, para alentar a las personas en las caravanas que transitan por México a obedecer la ley. En cambio, dijo el Gobierno, los migrantes, "en lugar de presentarse adecuadamente en un puerto de entrada fronterizo, violan nuestra ley penal y se ponen en peligro al cruzar ilegalmente hacia el país, como han demostrado ampliamente los eventos".

El 9 de noviembre, cuando los migrantes se acercaban desde Centroamérica, Donald Trump firmó una orden que impedía al gobierno considerar solicitudes de asilo de cualquier persona que cruzara ilegalmente la frontera sur de los Estados Unidos. Sólo se considerarán las solicitudes de asilo hechas en los puestos de control fronterizos, dijo.

"La continua y amenazada migración masiva de extranjeros sin base para la admisión", dijo Trump, "ha precipitado una crisis y socava la integridad de nuestras fronteras".

Un grupo de derechos de los inmigrantes demandó de inmediato, y el 19 de noviembre el juez del Tribunal de Distrito Federal, Jon S. Tigar, ordenó a la administración que dejara de hacer cumplir las nuevas reglas. Dijo que la orden del presidente Trump violó la ley federal existente que requiere que el gobierno considere las solicitudes de asilo de cualquier persona que logre ingresar dentro de los Estados Unidos, sin importar cómo llegó un inmigrante. "No puede volver a escribir las leyes de inmigración para imponer una condición que el Congreso ha prohibido expresamente", escribió Tigar.
 
El presidente criticó la decisión de Tigar y dijo que venía de "un juez de Obama". Un comentario que produjo la sorpresiva respuesta del Presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, quien dijo: "No tenemos jueces de Obama ni jueces de Trump, jueces de Bush ni jueces de Clinton. Lo que tenemos es un grupo extraordinario de jueces dedicados que hacen lo posible por garantizar los mismos derechos a los que se presentan ante ellos”.
 
La presentación de la corte del martes dijo que casi 400.000 inmigrantes fueron detenidos luego de cruzar la frontera ilegalmente en los últimos 12 meses, más de 1,000 por día. "El poder ejecutivo tiene derecho a usar todas las herramientas legales disponibles para detener esta práctica peligrosa e ilegal", dijo.