Futura secretaria de gobernación niega acuerdo México-EEUU sobre migrantes en la frontera

Tira por tierra las declaraciones de funcionarios de la administración Trump y de un portavoz del presidente electo de México sobre ese pacto tentativo

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

El supuesto acuerdo del gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el equipo del futuro presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para que los migrantes que quieran solicitar asilo permanezcan al sur de la frontera mientras dura el proceso, fue desmentido hoy por la futura secretaria de gobernación de la administración del mandatario mexicano electo.

Las declaraciones de Olga Sánchez Cordero tiran por tierra las declaraciones hoy de dos fuentes de la administración de EEUU, así como un portavoz del presidente electo de México, que decían lo contrario, tras la información hoy al respecto que reveló el Washington Post.

Sin embargo, Sánchez Cordero fue tajante sobre ese posible acuerdo, sobre el que precisó lo siguiente:

1. No existe acuerdo de ningún tipo  entre el futuro gobierno federal de Mexico y el de Estados Unidos de América. El nuevo gobierno iniciará su mandato el 1 de diciembre próximo.

2. Para el equipo de transición del Presidente electo lo mas importante en el tema de las caravanas de migrantes centroamericanos que han ingresado a nuestro territorio es la proteccion de sus derechos humanos y el auxilio para asegurarles condiciones para su alimentacion, salud y alojamiento.

3. El equipo de transicion  mantiene comunicación constante con las autoridades federales y locales de nuestro país, en las que recae la responsabilidad de prestar la ayuda humanitaria a los migrantes y definir su situacion migratoria.

4. El futuro gobierno no considera en sus planes que México asuma la condición de "tercer país seguro" para la atención de los migrantes centroamericanos, o de otros paises, que se encuentran en territorio de Mexico, o para los que lo hagan en el futuro.

Previamente, en conversación telefónica directa con Jesús Ramirez Cuevas, el portavoz designado del futuro presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, confirmó que AMLO acordó mantener a los solicitantes de asilo en México mientras esperan que su caso de asilo sea procesado en los Estados Unidos.

No obstante, aclaró que los migrantes centroamericanos deberán aclarar su estado porque actualmente la ONU no los reconoce como refugiados o desplazados por la guerra.

El acuerdo alcanzado entre Trump y López Obrador establece que cualquier persona llegada a la frontera sur de Estados Unidos a través de México deberá permanecer allí mientras se procesa su petición, de acuerdo con el diario.

Por su parte, según uno de los funcionarios pidió precaución porque  los detalles operacionales y legales aún están siendo resueltos y esto todavía está a unas pocas semanas de entrar en vigencia.
Al preguntarle qué recibirá México a cambio, señaló que "a cambio, vamos a trabajar más agresivamente que nunca en las soluciones a mediano y largo plazo para la migración irregular en la región: desarrollos económicos, empleos, etc."
El otro funcionario dijo que EE. UU. y México aceptaron este acuerdo hace unas semanas y no están más lejos hoy a la hora de aceptar los detalles.

Washington podría poner coto a la política conocida como "catch and release" (atrapar y liberar), que permite a quien ha entrado irregularmente en el país, entregarse a las autoridades, solicitar asilo y quedar libre mientras se analiza su solicitud, según la información del Washington Post".

Trump ha expresado su deseo de acabar con esta práctica porque, según dice, en muchos casos, una vez que el solicitante se encuentra en el país, sabedor de que no amerita para obtener el asilo, desaparece de los cauces oficiales y permanece en el país de forma ilegal.

En los últimos días habían aparecido diversas informaciones que apuntaban que Washington estaba trabajando en un proyecto para impedir a quienes llegan a la frontera sur del país que puedan entrar al país hasta que los tribunales hubieran aprobado oficialmente su petición de asilo.

Esta medida planteaba un serio problema para México, donde en estos momentos aguardan miles de personas, muchas de ellas llegadas en caravana a la frontera con Estados Unidos, que no han podido cruzar la aduana debido a las trabas que les ha puesto la Administración estadounidense.

Este sábado Trump aseguró que no permitirá que nadie entre al país ilegalmente y que para ello estaría dispuesto hasta a cerrar la frontera con México "si en el otro lado no hay control", lo que fue interpretado como una clara advertencia al país vecino.

En diversas ocasiones Trump ha mostrado su rechazo a que los migrantes centroamericanos llegados en la caravana accedan al país y les ha reprochado que no hayan aceptado la oferta de darles asilo presentada por el Gobierno de México.

Según datos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de EE.UU., unos 7.000 migrantes aguardan en estos momentos al otro lado de la frontera, principalmente en Tijuana y Mexicali, a poder presentar su solicitud de asilo.