Descubierta una sorprendente imagen de Jesucristo en unas antiguas ruinas de Israel

La imagen occidente de Cristo incluye pelo largo y barba. Pero esta pintura, la más antigua hallada en Tierra Santa, es muy diferente.
Imagen de archivo de una excavación arqueológica cerca de Jerusalén.
Imagen de archivo de una excavación arqueológica cerca de Jerusalén.  AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

“Su cara está justo ahí, mirándonos”, explicó Emma Maayan-Fanar, la historiadora del arte que descubrió la pintura en el muro de las ruinas de Shivta, una aldea bizantina en el corazón del desierto israelí de Negev.

Apenas han sobrevivido vestigios del primer arte cristiano en las tierras santas donde esta religión nació hace dos milenios, pero uno de esos restos, hallado el año pasado, ha resultado ser una imagen del propio Jesucristo, según ha descubierto ahora un equipo de científicos de la universidad de Haifa.

“La cara de Cristo se revela en Shivta”, asegura el estudio publicado en la revista arqueológica Antiquity.

Los Evangelios nunca describieron la apariencia de Cristo, de forma que todas las imágenes que nos quedan son obra de artistas posteriores y sobrevivieron en monasterios e iglesias lejos de Israel. Esta nueva pintura contrasta con la imagen occidental de un hombre de cabello larga y barba, según informa el diario Haaretz: tiene una cara y nariz alargadas, y pelo corto y rizado.

Shivta es una villa fundada en el siglo II de nuestra era, y que sobrevivió 650 años antes de ser abandonada. Allí se han hallado, en las ruinas de iglesias cristianas, dos imágenes de Cristo, muy dañadas por la erosión de los elementos. Sólo ahora se ha descubierto que una de ellas muestra la cara de Jesús: “Estaba en el momento correcto, en el lugar correcto, con el ángulo de luz correcto, y, de repente, vi los ojos”, explica Maayan-Fanar, “era la cara de Jesús en su baptismo, mirándonos”.