Denuncian golpiza de la policía contra latino inocente. Y no es el único caso

El hombre estaba arreglando un carro en su garaje cuando la policía llegó, le obligó a salir y le lanzó contra el suelo, causándole heridas, según la denuncia de ACLU. Esto es lo que pasó a continuación.
Imagen de un cordón policial protegiendo la escena de un crimen
Imagen de archivo de una cinta policial en la escena de un crimenNOPD / New Orleans Police Department

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Un ciudadano hispano de Aurora (Colorado) ha denunciado ante la justicia a la policía local por lanzarle contra el suelo durante una investigación por una queja de ruido excesivo, según informa el diario The Denver Post.  

Jaime Alberto Torres Soto asegura que el 21 de noviembre estaba arreglando un carro en su garaje cuando un vecino se quejó del alboroto. Dos agentes de policía acudieron a investigar, pero mientras Torres actuaba “pacífica y respetuosamente”, según su denuncia, ellos le trataron “brutalmente”.

Le exigieron, según la denuncia, salir de su propio garaje bajo amenaza de prisión, y cuando objetó contra esta orden ilegal, uno de los agentes le agarró y le lanzó contra el suelo. Lo volvieron a hacer incluso cuando ya estaba esposado, según la denuncia, retorciéndole el brazo contra la espalda mientras él gritaba de dolor.

Su esposa, María Ibarra, trató de grabarlo con un teléfono celular, pero los agentes se lo impidieron. Uno de sus amigos le preguntó a los agentes si les estaban tratando así porque son mexicanos.

Torres fue acusado de resistencia a la autoridad, pero un jurado le absolvió. La policía local investigó la actuación de los policías, pero aseguró no haber hallado nada ilegal, según la denuncia.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, en inglés), asegura sin embargo que este incidente es sólo uno más de una “trayectoria turbadora” del uso de la violencia contra personas de color en Aurora, de una forma que no se emplea con ciudadanos de raza blanca, y que incluso ha provocado muertes.

En la denuncia aparecen 13 casos más registrados entre 2003 y 2018; en 11 de ellos, la ciudad acordó pagar una indemnización extrajudicial por un valor de más de 4,6 millones de dólares. La policía ha declinado por ahora comentar el incidente, según el citado diario.