“Un demonio en mi interior me hizo seguir “. El carro de este inmigrante no frenó. Dos niñitos murieron

Su Honda Civic se hundió en el agua con su pareja y sus dos hijos. "Fue un accidente muy malo", dijo el hombre. Pero los investigadores de Los Ángeles tienen otra explicación aún más horrible
Imagen de un cordón policial protegiendo la escena de un crimen
Imagen de archivo de una cinta policial en la escena de un crimenNOPD / New Orleans Police Department

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

El chirrido de los frenos del Honda Civic resonó en el muelle de pescadores del puerto de Los Ángeles. “¡Para, para!”, recuerda que gritó Rabab Diab, pero el vehículo, que conducía su pareja, Ali Elmezayen, no se detuvo y cayó al agua, hundiéndose en la bahía.

Elmezayen fue el primero en emerger, en apenas unos segundos. Su ventanilla estaba bajada y pudo escapar. Cuando estaba trepando la escalerilla para salir del agua, emergió su pareja, gritando desesperada: “¡Mis hijos, mis hijos!”. En la parte trasera del carro viajaban dos niños de ocho y 13 años. Murieron poco después de ser rescatados por bomberos del fondo de la bahía, a 20 o 30 pies de profundidad.

“Fue un accidente muy malo”, explicó después Elmezayen, de 44 años, a la emisora KTLA. “Intenté aparcar junto al océano”, dijo, para que sus hijos y su esposa pudieran disfrutar las vistas, pero el carro no se detuvo, “no sé lo que pasó”. “Cuando recuperé la consciencia, vi agua por todas partes”, añadió, “no sé cómo sobreviví”. “Quise ir a por mis hijos, pero el carro [estaba] muy profundo”.

Tanto él como su esposa quedaron libres sin cargos mientras se investigaba el horrible accidente. Fue horrible, sí. Pero pudo no ser un accidente.

Tras la tragedia, Elmezayen le contó a la policía que quizá perdió la consciencia  por culpa de un medicamento que estaba tomando, o quizá presionó el acelerador en vez del freno por equivocación, o quizá, dijo, “un demonio en mi interior me hizo seguir”. Investigadores federales han indicado sin embargo este martes que Elmezayen sabía perfectamente lo que estaba haciendo aquel 9 de abril de 2015, según informa el diario The Washington Post.

Según sus pesquisas, el hombre condujo a propósito hasta el fondo de la bahía para matar a su familia y así poder cobrar seis millones de dólares por los siete seguros de vida había firmado para su esposa y sus dos hijos, que eran autistas. Llevaba dos años planeándolo, según han informado los investigadores californianos en un comunicado.

El hombre gastaba una cuarta parte de su salario de 24.000 dólares en pagar cada mes los seguros de vida, según los investigadores. Tras la muerte de los niños, cobró más de 260.000 dólares, de los que mandó 170.000 a Egipto. Tanto él como su pareja había llegado de viaje desde allí en el año 2000; se quedaron más tiempo del que les permitía su visado, y luego se casaron, cada uno por su cuenta, con otras personas, supuestamente para convertirse así en residentes legales.

Elmezayen ha sido acusado de fraude, informa la agencia de noticias The Associated Press, pero no del asesinato de sus dos hijos, según la Fiscalía de Los Ángeles, por falta de pruebas. Un mecánico de la policía descubrió que el freno no funcionaba correctamente, aunque es imposible saber si estaba estropeado cuando ocurrió la tragedia, o se estropeó posteriormente por la corrosión marina.