La administración Trump es la única que rechaza una delcaración de la ONU sobre refugiados

"Vamos a detener a aquellos que entren en territorio estadounidense ilegalmente": la tajante respuesta al texto que pedía limitar la detención de los demandantes de asilo.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Estados Unidos fue el único país de la Organización de Naciones Unidas (ONU) que votó en contra de una resolución sobre los refugiados y el trabajo de la agencia de la ONU para ese asunto (Acnur), al considerar que iba en contra de las políticas del actual Gobierno, reportó la agencia de noticias EFE.

La resolución periódica sobre el trabajo de la Acnur suele ser aprobada por unanimidad cada año. Este año 176 países votaron a favor, por lo que, en principio, será adoptada oficialmente en diciembre. Además del voto en contra de Estados Unidos, Liberia, Libia y Eritrea se abstuvieron.

La resolución, incluía en esta ocasión lenguaje sobre los compromisos de los Estados miembros de la organización para mejorar la gestión de los flujos de refugiados, incluida una declaración política aprobada por los líderes internacionales en 2016 y un pacto impulsado por la ONU.

Sin embargo, la embajadora para los asuntos económicos y sociales en la ONU, Kelley Currie, dijo que a pesar de que Estados Unidos valora gran parte de lo escrito en la resolución, había preocupaciones que no habían sido atendidas. Y lamentó que la resolución contuviera “elementos que van directamente en contra de los intereses soberanos” expresados por la administración Trump.

“El presidente Trump ha hecho declaraciones públicas contundentes, claras y repetidas en contra de los enfoques globales que son incompatibles con intereses de soberanía de EEUU”, dijo la diplomática Currie al explicar el voto de su delegación.

Currie criticó duramente la inclusión de un párrafo sobre la importancia de limitar las detenciones de demandantes de asilo.

“Nosotros vamos a detener y procesar a aquellos que entren en territorio estadounidense ilegalmente, en línea con nuestras leyes nacionales de inmigración y nuestros intereses internacionales”, insistió.

Currie añadió que el Gobierno de su país mantiene su compromiso de ayudar a los refugiados y que contribuyó 1.600 millones de dólares el año pasado a la Acnur.

El texto, que no tiene carácter vinculante, ahora debe ser votado por el pleno de la Asamblea General de Naciones Unidas.

A diferencia de lo que ocurre en el Consejo de Seguridad, EEUU no dispone en la Asamblea de derecho de veto, por lo que la resolución debería ser aprobada sin mayor problema.