El costo de una cirugía plástica para esta mujer que viajó a México fue un irreparable daño cerebral

El precio en Ciudad Juárez era un tercio de lo que costaba en Texas, al otro lado de la frontera. Ahora Ávila está conectada a una máquina que la mantiene con vida.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Una mujer de Texas viajó a México hace un mes para hacerse una cirugía cosmética, pero lo que prometía ser una breve visita al quirófano se convirtió en una auténtica pesadilla. Laura Ávila ahora está en un coma inducido, conectada a aparatos que la mantienen con vida por ahora, reportó el diario USA Today.

Ávila era una agente de bienes raíces de 36 años de edad. Viajó a Ciudad Juárez con su prometido Enrique Cruz para hacerse una cirugía de nariz, un procedimiento más económico en la ciudad que hace frontera con Texas.

“El precio, por supuesto, fue de menos de un tercio comparado con el de Estados Unidos”, dijo su hermana, Angie Ávila, según USA Today.

Laura Ávila y su prometido llegaron al Rinocenter cerca del mediodía del 30 de octubre. Las complicaciones comenzaron cuando le administraron la anestesia, dijo Cruz. Pero durante ocho horas tuvo que esperar en una habitación a que su pareja saliera.

Cuando por fin la pudo ver los doctores le dijeron que no habían podido realizar la operación debido a que le había bajado la presión.  

Cuando por fin llegó un doctor del hospital Juárez a la clínica quiso trasladar a la mujer de inmediato al hospital. En ese momento también, las personas de la clínica informaron a los familiares que Ávila había sufrido un paro cardiaco por más de cuatro minutos.

Ávila pasó una semana en un hospital de Ciudad Juárez. Aunque su familia quería trasladarla a un hospital en Estados Unidos, las autoridades del hospital en México no querían firmar los papeles de traslado hasta que no pagaran la cuenta.

“El hospital nos mantuvo prácticamente como rehenes porque no pagábamos el monto total”, dijo la hermana de Ávila a USA Today.

Cuando por fin lograron trasladarla no pudieron llevar consigo los documentos de su historial médico que iban a necesitar. A las pocas horas en el hospital de El Paso, Texas donde la atendieron les dieron la terrible noticia de que había sufrido un daño cerebral irreparable. Ávila nunca volvería a ser la misma persona que habían conocido hasta entonces.

Ahora la familia tendrá que decidir si la mantienen con vida en estado vegetativo o la desconectan de los aparatos que le ayudan a respirar y alimentarse. Los doctores dijeron a la familia que nunca más podrá comer o beber por sí misma o tan siquiera hablar.

La familia, no obstante, ha decidio esperar a que ocurra un milagro que les devuelva a su persona amada. Ya ha comenzado a mover las manos y los ojos, dijeron. Pero han tenido problemas con los hospitales en Texas porque no Ávila no tenía seguro médico.

El abogado de la familia, Larry Friedman dijo que demandarán a la clínica donde el percance sucedió.