El Chapo: Día 2

Siga la crónica más detallada del que ha sido catalogado como el juicio del siglo; aquí le contamos cómo operaba el Cártel de Sinaloa.

El juez Brian Cogan comenzó el segundo día del juicio contra Joaquín Guzmán examinando la moción de los fiscales para desechar el alegato inicial de la defensa, que había cuestionado los motivos del Gobierno para enjuiciar a su cliente.

“Los motivos del Gobierno no están en juicio aquí”, dijo Cogan al jurado, según reporteros de la cadena NBC. No obstante, tras la advertencia permitió a la defensa continuar con el alegato que había presentado la noche anterior.

Lichtman, el famoso abogado que consiguió la libertad de John Gotti, uno los capos de la mafia neoyorquina, inició la defensa hablando sobre el mito de El Chapo. Citó el video de la entrevista que el actor Sean Penn le hizo a su cliente. “La evidencia les mostrará que disfrutaba de la mala fama”. Quería un libro y una película sobre él y no estaba dispuesto a admitir que no tenía dónde vivir ni dinero alguno, dijo Lichtman.

A continuación, el abogado advirtió al jurado que en los próximos días escucharían “a gente que miente todos los días”, que espera obtener la libertad diciendo mentiras, dijo. “Es la gente más astuta y escurridiza”.

Lichtman finalizó pidiendo al jurado que tuvieran una mente abierta, como si se tratara de un familiar suyo. “Cada uno de ustedes en alguna parte de su cabeza creen que es culpable”, dijo, pero “este caso es un producto de la manipulación”.

 El primer testigo que presentaron los fiscales fue el ex agente de aduanas Carlos Salazar, quien en 1990 participó en un operativo en el que se descubrió un túnel que se usaba para trasladar droga de México a una bodega en Arizona. Fotos y videos del túnel fueron mostrados, incluyendo las imágenes de una mesa de billar que mediante un mecanismo conducía a un corredor subterráneo.

El segundo testigo fue un agente retirado de la Agencia de Control de Drogas (DEA, en inglés), el químico Robert Arnold, que examinó la droga encontrada en el túnel que descubrió Salazar: casi una tonelada de cocaína 95% pura.

Pero el testigo estelar de la tarde vino después del almuerzo. Jesús Reynaldo Zambada, alias El Rey Zambada y hermano de uno de los líderes del Cártel de Sinaloa, El Mayo Zambada. De hecho, la defensa ha acusado a El Mayo de ser el verdadero líder y que El Chapo sólo es un chivo expiatorio.

Sin embargo, el testimonio de El Rey incriminó a Guzmán. Lo describió “como uno de los narcotraficantes más poderosos” y dijo que Guzmán y su hermano eran socios y dirigentes principales de la organización criminal de la que él mismo formaba parte.

El Rey conoció a El Chapo en el 2001, cuando lo ayudó a escaparse de una prisión de máxima seguridad en México. En 2008, el ahora testigo de la fiscalía fue detenido en México y posteriormente extraditado a Estados Unidos.

Con ayuda de Zambada, los fiscales explicaron con minucia cómo trabajaba el cártel. Cada cargamento estaba dividido en cinco inversionistas, que invertían, cada uno, 9 millones de dólares. De este modo, si algo salía mal las pérdidas eran repartidas a partes iguales. Entre más cerca de Nueva York podían mover la droga, mayores eran las ganancias, describió Zambada. 15 toneladas de cocaína en este estado valen 78 millones, mientras que en California valdrían 38 millones, según el traficante.

La relación de El Rey con El Chapo generalmente estuvo mediada por El Mayo, pero en ocasiones intercambiaban algunas palabras en teléfonos públicos, como una vez en 2008 cuando hablaron de la posibilidad de una guerra con Arturo Beltrán Leyva, líder de su propio cártel.

El intenso día en la corte terminó con los fiscales diciendo que cambiarían de tema y el juicio fue aplazado para mañana, cuando continuarán interrogando a Zambada.