La historia de Mauricio Francisco: el bebé de la hondureña que dio a luz en la caravana migrante

El pequeño lleva el nombre de dos miembros de Noticias Telemundo. Mauricio Gutiérrez, camarógrafo, y Francisco Cuevas, corresponsal de Noticias Telemundo, quienes auxiliaron a Rosa.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

La caravana de centroamericanos que atraviesa México tiene un nuevo integrante: Mauricio Francisco. El pequeño nació la madrugada del viernes en la ciudad de Matías Romero en el estado de Oaxaca.   

Su madre, Rosa, contó a Noticias Telemundo que huyó de San Pedro Sula, Honduras con más de 30 semanas de embarazo.

Rosa asegura que quedó embarazada tras una violación, y luego fue golpeada por su hermano.

“Me amenazaron que, si no me iba de casa, me iban a matar”, dijo Rosa, quien lleva consigo una carta de la denuncia que hizo por la golpiza de su hermano. “Gracias a Dios me he encontrado a personas buenas que me han echado la mano”.

El equipo de Noticias Telemundo que cubre a la caravana migrante puso a Rosa en contacto con médicos en el albergue en el que se encontraba, cuando la caravana pasaba por Juchitán en Oaxaca, quienes le recomendaron no seguir por que su hijo nacería en cualquier momento. Pero Rosa decidió continuar con su camino junto a la caravana. Tras recorrer cientos de kilómetros, Rosa dio a luz a su hijo en Matías Romero.

El pequeño, quien fue registrado como mexicano según su madre, lleva el nombre de dos miembros del equipo de Noticias Telemundo: Mauricio Francisco, por Mauricio Gutiérrez, camarógrafo, y Francisco Cuevas, corresponsal de Noticias Telemundo, quienes auxiliaron a Rosa.

Un grupo de la Comisión de Derechos Humanos la ha estado asesorando sobre sus derechos y la han puesto en contacto con agencias para resolver su estatus migratorio. Rosa asegura que desea quedarse en México “luchando y trabajando”.

México, el destino final para muchos integrantes de la caravana migrante

Rosa no está sola. Conforme se adentran más en territorio mexicano, muchos de los centroamericanos que viajan en la caravana se convencen de quedarse en alguno de los estados de este país para reiniciar su vida.

Si bien su objetivo final era llegar a Estados Unidos, con los miles de kilómetros recorridos de por medio, cada días más hondureños, salvadoreños y guatemaltecos que entraron a México el 19 de octubre han decidido quedarse en estados o ciudades mexicanas.

"Sé que en México se tiene la oportunidad para salir adelante", aseguró a la agencia de noticias Efe el guatemalteco José Ramírez, quien con su esposa y su hijo en brazos viaja por el sur del oriental estado de Veracruz.

"Ya no vamos a ir a Estados Unidos", aclara el hombre, cuyo oficio está en el ramo de la construcción. Ahora, agrega, busca quedarse "para darle una mejor vida" a su bebé y esposa, aunque aún no tiene definido en qué estado residirán.

Se muestra agradecido por la calidez de los mexicanos, por las muestras de solidaridad y cariño que les han mostrado y eso, dice,  lo ha convencido para decidir que su segunda casa sea México.

En algunas regiones del país, como Veracruz, hay una gran solidaridad de la gente y las costumbres y forma de hablar son muy similares a la de centroamericanos, por lo que la caravana ha sido bien recibida con apoyos en alimentos, agua y ropa.

Quien tiene definido su destino final es uno de los miles de jóvenes hondureños que viaja en la caravana. Sin dar a conocer su nombre, dice que vivirá en la ciudad de Monterrey, norte de México, donde pretende laborar hasta reunir un dinero para enviarlo a su familia.

"Yo me dirijo a Monterrey, mi meta era llegar a Estados Unidos pero mejor no, hablé con mi mama y le dije que me quedaría mejor en Monterrey para empezar a trabajar y estaré mejor aquí un tiempo en México", afirma.

Su hermano había intentado estar en la caravana, pero fue detenido por autoridades migratorias en Chiapas y hoy se encuentra en su natal

Honduras, donde no piensa volver a intentar llegar a Estados Unidos y ahora menos que fueron enviados soldados para retenerlos.

La caravana migrante llegó en grupos distintos desde el viernes al municipio de Sayula de Alemán, y durante sábado y domingo retomaron su camino hacia el central estado de Puebla, donde se reagruparan este día para el lunes enfilarse a la Ciudad de México.