Lejos de la caravana, otros migrantes viajan de manera individual

Sin llamar la atención de las autoridades, estos migrantes emprendieron el camino hacia la frontera de Estados Unidos alejados de la caravana.
Un pequeño grupo de migrantes fuera de la caravana camina hacia la frontera de Estads Unidos.
Un pequeño grupo de migrantes fuera de la caravana camina hacia la frontera de Estads Unidos.AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Cuando aún los miles de migrantes de la caravana caminaban por el sur de México, cientos de jóvenes se movían rápidamente en tren a más de 200 millas al norte.

Algunos de ellos habían salido de Honduras el mismo día que los de la caravana. Pero había una notable diferencia: se movían a lo largo de uno de los senderos tradicionales de los migrantes centroamericanos, a bordo de los trenes de carga conocidos como La Bestia, que durante décadas han estado mutilando a los migrantes en su viaje hacia la frontera de Estados Unidos.

Si bien la atención mundial se ha centrado en la caravana de migrantes, en la que viajan cerca de 4.000 personas, miles de migrantes continuaron su paso hacia el norte en rutas migratorias muy transitadas. Es una opción más rápida, y aquellos que la toman pueden volar bajo en el radar mientras que las autoridades mexicanas se centran en la otra caravana.

En el año fiscal 2018, la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos detuvo a más de 396.000 migrantes que cruzaron ilegalmente la frontera suroeste. Solo los que fueron capturados en una semana ascienden a más de 7. 000.

Una tarde de esta semana, en el lugar donde un conjunto de vías férreas llenas de barro cruzaban un camino rural en el estado de Veracruz, en la costa del Golfo, varias figuras caminaban en la distancia. Cada pocos minutos más grupos - de ocho, 10, 12 hombres jóvenes - aparecieron.

Dijeron que habían bajado de un tren que se había detenido a una hora del camino y estaban tratando de llegar a un refugio para migrantes antes del anochecer.

César Ferrera, vestido con una camisa verde y pantalones vaqueros negros cubiertos de mugre del tren, dijo que abandonó su hogar en la ciudad hondureña de San Pedro Sula el 13 de octubre, el mismo día en que partió la caravana, pero nunca consideró unirse a ella.

"El tren te lleva mucho más rápido, y los otros caminan lentamente y están super detrás", dijo Ferrera. "Estamos muy por delante".

Calculó que había entre 500 y 600 personas como él en el tren que cruzaba la frontera de Guatemala con México, pasando ciudad tras ciudad en el estado de sureño de Chiapas.

Sus razones para irse eran idénticas a las de los demás viajeros. Era difícil encontrar trabajo y lo que estaba disponible no pagaba lo suficiente para mantener a una familia. El crimen era una amenaza siempre presente. El joven de 28 años dejó a sus dos hijos en casa junto con su esposa.

"Más que nada, el gobierno no resuelve los problemas de la gente", dijo Ferrera.

El migrante trabajaba como guardia de seguridad en un centro comercial en San Pedro Sula en diciembre pasado y tuvo que luchar contra los saqueadores en los disturbios que siguieron a la reelección del presidente Juan Orlando Hernández, que se vio empañada por irregularidades.

Desde que salió de Honduras hace dos semanas, no ha tenido acceso a noticias sobre las amenazas del presidente Donald Trump de sellar la frontera para detener la caravana, pero dijo que no se desanimó.

Los que viven a lo largo de las vías en Trancas Viejas no parpadearon al ver a los jóvenes caminando por sus casas.

Estefana Reves Cárdenas ha vivido allí por más de 15 años. A veces, los migrantes pasan en el tren, pero también es común escucharlos pasar toda la noche. No podía recordar haber tenido problemas con ninguno de los hombres jóvenes, mujeres embarazadas y niños que han fallecido.

"Les damos un poco de comida. No todos, porque son muchos y todos quieren algo", dijo Reves.

Fue la primera vez que Manuel Hernández intentó el viaje.

El granjero de 23 años de Santa Bárbara, Honduras, había comenzado a viajar seis días antes y había escuchado algunas de las amenazas de Trump sobre la caravana.

"Sí, escuchamos, pero vamos a intentarlo. Es una aventura", dijo.

Preferí viajar solo porque la caravana atraía mucha más atención."Una persona sola", dijo, "ese es el camino".

Hernández, quien tiene familia en Washington, DC, dijo que estaba seguro de que podría encontrar un trabajo de jardinería allí.

Notando que estaría "muy cerca" de Trump, se rió y dijo que tal vez "lo visitaría".