“Es la mayor crueldad de todas las crueldades”, critica un juez a la Migra

Huyeron de Honduras después de que la MS-13 le secuestrara y apuntara con una pistola a su bebé. Pero en Estados Unidos sólo le esperaba más sufrimiento. Tanto que incluso ha sorprendido y enojado a un juez.
Un niño migrante sostiene la mano de su madre.
Un niño migrante sostiene la mano de su madre. AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Un juez de Nueva York ordenó este lunes la liberación inmediata de un menor hondureño de dos años que fue separado de su padre en la frontera hace más de cinco meses.

“Es la mayor crueldad de todas las crueldades”, asintió el magistrado Alvin Hellerstein, quien además agregó que no comprendía la "razón ni la humanidad de esto".

Se espera que el pequeño, identificado como D.J.C.V, sea liberado de la Oficina de Reasentamiento para Refugiados de Nueva York y entregado a su padre, quien prefirió utilizar el nombre de Mr. C en los documentos de la corte debido a las amenazas que ha recibido de pandillas en Honduras.

"Estoy muy agradecido con el juez que tomó la decisión de devolverme a mi hijo y también con quienes me ayudaron, los abogados y mayormente Dios", dijo el padre, quien tuvo la oportunidad de ver a su hijo la semana pasada.

"Me sentí tan feliz, lloré con él. Esa felicidad me rompió el corazón aún más", dijo.

Según el abogado del caso, Brandon Waterman, el menor ha estado viviendo con una familia de crianza. Su padre, junto a quien llegó el 30 de abril, estuvo detenido en centros en Texas, New Jersey y New York hasta la semana pasada cuando fue liberado.

Ambos habían abandonado Honduras después de que la pandilla MS-13 "secuestrara y  sostuviera al Sr. C a punta de pistola, amenazando su vida y la de su bebé", según la petición presentada por sus abogados el 4 de octubre. Varios miembros de su familia fueron asesinados por otras pandillas del país.

Los documentos judiciales indican que el hombre hondureño no es el padre biológico del niño, pero sí "es el padre legal de D.J.C.V y el único padre que ha conocido". La madre, que se encuentra en Honduras, firmó un documento que le permite al Sr. C salir del país con su hijo, dijeron sus abogados.

El padre hondureño, según Waterman, había sido deportado de Estados Unidos en dos ocasiones y también había enfrentado cargos por violencia doméstica ocho años atrás durante un incidente que él cree tuvo lugar en el país.

El juez dijo que el incidente de violencia doméstica fue considerado un delito menor y que no fue suficiente para negar la petición.

Por su parte, el abogado aseguró que el proceso de reunificación familiar implicaba varios pasos, como hacer una visita al hogar y que todo estuviera listo para garantizar la seguridad y el bienestar del niño, que vivirá junto a su padre en casa de una tía en Texas.