El gigante Sears se declara en bancarrota

La empresa a acumula pérdidas y una gran deuda ante los embistes del comercio electrónico. La compañía cierra 200 tiendas pero seguirá operando con las más rentables
Un trabajador repara un cartel de Sears en una imagen de archivo.
Un trabajador repara un cartel de Sears en una imagen de archivo. AP / AP

La cadena estadounidense de grandes almacenes Sears se ha declarado en quiebra tras más de siete años de pérdidas que han superado los 11,000 millones de dólares y una gran deuda, según ha comunicado este lunes la compañía en un comunicado, como consecuencia del auge del comercio electrónico con líderes como Amazon. 

La compañía con 125 años de historia, que dominó el panorama minorista estadounidense,  se ha acogido a la protección del capítulo 11 de la ley de quiebras con la esperanza de reestructurar la deuda y reorganizarse para seguir operando. En la solicitud de quiebra, ha explicado que prevé continuar su actividad con un pequeño número de tiendas, las más rentables.  

La empresa deberá cerrar 142 de las más de 800 tiendas para fines de este año, además del cierre anunciado de 46 tiendas no rentables para noviembre. Llegó a contar con 9,000, incluidas las de Canadá. Continuará con un número limitado de tiendas, solo las más rentables. En su día llegó a contar con 350,000 trabajadores, de los que a principios de año quedaban 90,000. 

Sears comenzó en la década de 1880 como una compañía que vendía por correo a través de un catálogo y ha ido lentamente hacia la extinción. 

El operador de las tiendas de Sears y Kmart se suma a una lista de minoristas que han solicitado la bancarrota en los últimos años. Algunos como Payless ShoeSource han logrado salir airosos pero muchos otros, como Toys R Us y Bon-Ton Stores Inc., no.

Ambos minoristas fueron obligados a detener sus operaciones este año poco después de solicitar la bancarrota bajo el capítulo 11. 

Edward S. Lampert, que compró la empresa hace más de diez años e intentó reflotarla, renunció a su puesto de director general de la empresa, aunque seguirá como presidente del consejo de administración de la compañía. Ahora, la empresa pasa a estar gestionada por un comité de tres personas que sustituirá a Lampert.