El opositor venezolano Lorent Saleh es liberado: “No me esperaba esto en ningún momento”

La oposición y organizaciones humanitarias identificaban a Saleh como un preso político y habían exigido desde hace varios años su liberación.
El opositor venezolano Lorent Saleh llega a España
GRAF5958. MADRID, 13/10/2018.- El opositor venezolano Lorent Saleh (d), junto al secretario de Estado español para Cooperación y para Iberoamérica y el Caribe,Juan Pablo de Laiglesia (i), a su llegada hoy a Madrid procedente de Caracas, tras ser excarcelado por las autoridades de Venezuela. EFE-TVEFE / EFE

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Las autoridades venezolanas liberaron a un opositor prominente que estaba detenido desde hace cuatro años y llegó el sábado a España, días después de que un activista antigubernamental muriera bajo custodia de la policía.

Lorent Saleh fue escoltado inmediatamente al aeropuerto y tomó un vuelo a Madrid con funcionarios del gobierno español. Al llegar al aeropuerto de Madrid el sábado, Saleh dijo a los medios de comunicación y a un pequeño grupo de partidarios de la oposición venezolana que "la lucha sigue".

"Lo que pido es que pensemos que en Venezuela hay seres inocentes tras las rejas, gente que está secuestrada y que merece cruzar el puente, como yo lo hice", dijo Saleh.

"Después de cuatro años puedo ver el amanecer, lo vi hoy en un país libre, y todavía estoy apenas asimilando eso. No me esperaba esto en ningún momento”, afirmó el exdirigente estudiantil de 30 años en su llegada a Madrid. “Me dijeron un día antes que iba empezar un nuevo proceso pero no sabía cuál era y ya cuando me montaron en una patrulla y me llevaban al aeropuerto me avisaron, y todavía estoy tratando de asimilarlo",

La noticia de la liberación de Saleh también conmocionó a sus partidarios e incluso a su madre, que corrió a la cárcel de Caracas donde estaba preso, esperando recibir a su hijo, solo para enterarse de que había sido enviado a Europa. Desde las afueras de la cárcel, en el centro de la capital, Yamile Saleh Rojas celebró entre llantos el anuncio sobre su hijo y aseguró a la prensa que había hablado brevemente por teléfono con él, quién le confirmó que estaba en libertad.

El gobierno dijo que Saleh corría el riesgo de hacerse daño después de que se le diagnosticaron tendencias suicidas mientras estaba en prisión. Se decidió que debía ser liberado como parte de los esfuerzos para aliviar las tensiones políticas en la nación sudamericana.

El gobierno de España emitió una declaración tras la llegada de Saleh en la que informaron que el diplomático español Juan Pablo de Laiglesia había viajado con Saleh. Agregó que de Laiglesia estuvo en Caracas del 9 al 12 de octubre mientras se reunía "con miembros del Gobierno, representantes de la oposición, organizaciones de la sociedad civil, colectividad española y empresas españolas".

Saleh fue detenido en Colombia en 2014 y deportado a Venezuela, bajo el gobierno de Juan Manuel Santos, para ser procesado por su supuesta participación en acciones para generar violencia.

Estuvo detenido en una de las sedes capitalinas de la policía política, el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN).

La oposición y organizaciones humanitarias identificaban a Saleh como un preso político y habían exigido desde hace varios años su liberación.

En Venezuela hay unos 250 presos políticos, según la organización Foro Penal.

La liberación de Saleh se da a cinco días que se informó de la muerte del concejal opositor Fernando Albán bajo la custodia del gobierno. Su muerte ha generado controversias en Caracas y en el exterior. El gobierno tildó su muerte como un suicidio, mientras que la oposición indica que fue asesinado y responsabilizaron al gobierno de la muerte del concejal.

La dirigencia opositora, organizaciones humanitarias, Estados Unidos y otros gobiernos extranjeros condenaron la muerte de Albán y exigieron a las autoridades venezolanas una investigación imparcial sobre el caso que reavivó las tensiones políticas en el país suramericano agobiado por una profunda crisis económica y social como consecuencia de las políticas de Maduro.