ICE deportó a una niña de 4 años a su país sin avisar antes a sus padres

Tras seis meses separada de su familia, no había nadie en el aeropuerto para hacerse cargo de ella cuando regresó y tuvo que volver a un albergue. Y no es el único caso.
Un niño de tres años, reunido con su padre en Arizona el 10 de julio.
Un niño de tres años, reunido con su padre en Arizona el 10 de julio.AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

El Servicio de Inmigración y Control de Fronteras (ICE, en inglés) envió el pasado martes a una niña de cuatro años a la Ciudad de Guatemala sin advertir antes a su familia para que fuera a recogerla al aeropuerto, según informa la cadena CNN.

Su padre, que vive a ocho horas de distancia de la capital, sólo fue advertido 30 minutos antes de que el avión aterrizará, según denuncia la organización Kids in Need of Defense, que asiste al Gobierno estadounidense en el proceso de reunificación de las familias inmigrantes separadas en la frontera.

La niña, cuya identidad no ha sido difundida para protegerla, fue separada de su padre en abril, según la web informativa The Huffington Post. Cuando finalmente fue enviada de vuelta a Guatemala, no había nadie en el aeropuerto para recogerla, y tuvo que pasar otra noche en un albergue gubernamental.

“Sólo imagina a esta niña de cuatro años volviendo tras meses y meses de separación… y entonces su padre, después de todo, no está allí para recibirla”, explica Lisa Fryndman, directiva de Kids in Need of Defense. “El nivel de trauma es imposible de imaginar”, añade en declaraciones a The Huffington Post.

“Este caso es un ejemplo de un fallo absoluto”, indica Fryndman, que considera que pudo haberse evitado. Y podría no ser el único: expertos en inmigración han denunciado que ICE está enviando a niños separados de sus padres en la frontera de vuelta a sus países sin habérselo notificado antes a sus familias.

Aún quedan más de 200 menores bajo custodia en Estados Unidos pese a que un juez ordenó el 26 de junio que los 2.597 niños separados de sus padres durante mayo y junio por la política de tolerancia cero volvieran con sus familias.  

 “El Gobierno no está dando ni siquiera los pasos mínimos para asegurarse de que la reunificación se haga sin infligir más daños emocional a las familias”, explica Lee Gerlernt, abogado de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, en inglés), que llegó el caso de los niños separados ante la justicia.