“La hora de la deportación”. Polémica por un juego infantil para cruzar el muro y capturar la bandera

Alumnos de un colegio californiano inventan un juego para cruzar la frontera a bombazos y robar la bandera antes de ser deportado. Su profesor no puso problemas, pero hay padres muy enfadados.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

El juego de mesa se llama “Deportation Time”, o lo que es lo mismo, “La hora de la deportación”. El objetivo es usar bombas (es obligatorio hacerlo) para volar en pedazos un muro, cruzar la frontera y capturar la bandera estadounidense. El que pierde, es deportado.

Estudiantes de una escuela primaria de Oceanside (California) lo diseñaron como parte de un trabajo de clase, y, sólo tras las quejas de padres, las autoridades educativas se dieron cuenta de que puede ser ofensivo para los alumnos latinos.

Jake Hull, alumno de 12 años de la escuela César Chávez, estaba en el grupo que diseñó el juego. “¿Por qué no hacemos algo parecido a Mario Kart”, dijo, “no creo que debamos hacer esto”. Pero el profesor aprobó el proyecto, según informa el diario Los Angeles Times. Y ello pese a que dos tercios de los alumnos de la escuela son latinos, según el Departamento de Educación.

En el grupo, Jake y otro alumno eran blancos, y el tercer miembro era hispano. “Creo que es racista”, dijo Jake sobre el juego que, según dice, impulsaron los otros dos muchachos. La superintendente de las escuelas de Oceanside coincide en cierto modo, puesto que en un comunicado ha señalado: “Es nuestra responsabilidad como educadores ayudarles a entender que el tema es potencialmente doloroso y dañino para mucha gente”, “usaremos esta oportunidad para ayudar a los estudiantes a aprender que se deben medir las palabras con mucho cuidado para que no tengan consecuencias involuntarias”.

Sin embargo, Vitale no quiso comentar sobre el papel del profesor en esta historia, que a juicio de Danielle Watkins, la madre de Jake, constituye el mayor problema por no haberlo impedido: “Los adultos en esta situación tienen la oportunidad de moldear las mentes para bien, y sencillamente dejó pasar la oportunidad”.