El juez Kavanaugh declara con lágrimas e indignación: “Nunca he asaltado sexualmente a nadie, nunca"

Ante el Senado, el candidato a la Corte Suprema se defiende presentando los calendarios de su juventud, y critica enfadado "la vergüenza nacional" de un proceso "grotesco" para "destruir su buen nombre".

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

“nunca he asaltado sexualmente de nadie, nunca”. el juez brett kavanaugh, candidato a la corte suprema, ha testificado este jueves ante el comité judicial del senado para defenderse con una mezcla de indignación y lágrimas de las denuncias de conductas inapropiadas vertidas por varias mujeres y, en especial, de la acusación de asalto sexual realizada por la profesora universitaria christine blasey ford, que durante toda la mañana ha contado su historia ante este mismo comité.

“nunca lo he hecho. no es quien soy ni quien era. soy inocente de este cargo”, ha reiterado el juez, al que se le ha quebrado la voz al contar que su hija de 10 años le pidió el otro día que “rezaran por la mujer”, es decir, por ford. “de forma categórica, nunca he ido a la fiesta como la descrita por ford, nunca he asaltado a ford o a nadie; no cuestiono que haya sido asaltada sexualmente por alguien en algún lugar en alguno momento, pero nunca lo he hecho a ella o a nadie”, ha añadido, en ocasiones entre lágrimas.

ford había asegurado en su declaración jurada que está absolutamente segura, “al 100%”, de que fue kavanaugh quien la asaltó cuando ambos estaban en la escuela secundaria, hace más de 36 años, en el verano de 1982, cuando el juez tenía 17 años y ella 16, un episodio que la ha traumatizado desde entonces, que discutió con su marido y con su psiquiatra hace años, y que decidió denunciar públicamente para, por “deber cívico”, evitar que su presunto asaltante se convirtiera en juez de la corte suprema.

kavanaugh había negado anteriormente esta acusación, las vertidas por otras dos mujeres, con sus nombres y apellidos, contra él sobre otras conductas inapropiadas, y las recibidas en el senado mediante cartas anónimas y otros testimonios. “la verdad es que nunca he intentado violar a nadie en el instituto ni en ningún otro sitio”, dijo hace días en una entrevista en la cadena fox news.

hoy, ante el senado, bajo juramento, ha reiterado sus palabras.

{iframely-embed-html}

ha comenzado, con un tono de indignación, recordando que, nada más conocerse las acusaciones en su contra, las negó “de forma inmediata, categórica y inequívoca”. ha asegurado que las cuatro personas que supuestamente estaban en la fiesta “no recuerdan”; tres testigos han declarado bajo juramento, efectivamente, que no recuerdan la fiesta, pero el senado se ha negado ha llamarlos a testificar. ford ha explicado que eso puede deberse a que a esas dos personas no las pasó nada memorable en esa fiesta, mientras que a ella sí; la otra persona, mark judge, era buen amigo de kavanaugh, y se ha negado a testificar ante el senado.

la otra prueba presentada por el juez de que no lo hizo fue que la fiesta no aparece en los calendarios que guarda de su juventud.

kavanaugh ha criticado duramente al senado por postergar su audiencia y la de ford por 10 días en vez de hacerla al día siguiente de conocerse las acusaciones. en ese tiempo, ha dicho, “mi nombre y mi familia han sido totalmente destruidos”, y su proceso de confirmación como juez de la corte suprema “se ha convertido en una vergüenza nacional”, en “un asesinato calculado” y “grotesco”, en un proceso de “busca y destrucción”, en “un circo” “cuyas consecuencias se extenderán durante largo tiempo”, “durante décadas”.

“soy optimista, siempre intento ser optimista sobre el día que vendrá, pero hoy tengo miedo por el futuro”, ha añadido, “no voy a ser intimidado para retirar mi candidatura, lo han intentado fuerte, pero su coordinado y bien financiado esfuerzo por destruir mi nombre y mi familia no me hará irme”. “pueden que me venzan en el voto final, pero nunca harán que me retire”, ha concluido.

el comité judicial planea votar mañana si confirma a kavanaugh como juez de la corte suprema, un puesto para toda la vida que definirá el futuro sin fisuras a su candidato, a buscar a otra persona para el puesto, cuando queda poco más de un mes para las elecciones parlamentarias.