Los demócratas piden que se retire la nominación de Kavanaugh, Trump los critica

Mientras, gran parte de la reacción republicana, incluida la del presidente Trump, se centró en la presencia del abogado Michael Avenatti en esta acusación.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Los senadores demócratas pidieron este miércoles al presidente Donald Trump que retire la nominación de Brett Kavanaugh a la Corte Suprema, después de que una tercera mujer lo acusara de conducta sexual inapropiada.

En una carta, los 10 miembros demócratas del Comité Judicial del Senado le pidieron a Trump que retirara su propuesta de Kavanaugh o que ordenara una investigación del FBI “sobre todas las acusaciones”.

“El estándar del carácter y la aptitud para un puesto en la corte más alta de la nación deben ser más altos -escribieron los legisladores-. El juez Kavanaugh ha declarado firmemente su respeto por las mujeres y ha negado abiertamente cualquier posible mala conducta, pero hay serias dudas sobre esas declaraciones”.

Relacionado: Una tercera mujer acusa a Kavanaugh de conducta sexual inapropiada

Mientras tanto, gran parte de la reacción republicana, incluida la del presidente Trump, se centró en cuestionar la participación del abogado Michael Avenatti, quien representa tanto a Stormy Daniels, la mujer que asegura que le pagaron por su silencio sobre un romance con Trump antes de convertirse en presidente, como a Julie Swetnick, la última de las mujeres que se ha presentado contra Kavanaugh con el argumento de su mala conducta.

La participación de Avenatti fue objeto de la reacción de los republicanos.

El presidente Trump y Avenatti se engarzaron este miércoles en la tarde en un debate Twitter, cuando Trump intentó utilizar la participación de este abogado de alto perfil para desacreditar sus últimas acusaciones.

“Avenatti es un abogado de tercera categoría que es bueno para hacer acusaciones falsas, como hizo conmigo y como ahora lo está haciendo con el juez Brett Kavanaugh", tuiteó Trump.

"Simplemente está buscando atención y no quiere que las personas miren sus antecedentes y relaciones: ¡un escoria total!"

En Nueva York, donde se reunió con el primer ministro japonés Shinzo Abe en plena Asamblea General de las Naciones Unidas, Trump dijo nuevamente que los cargos contra Kavanaugh parecían representar un "juego de estafa" partidista.

Relacionado: Kavanaugh reconoce que bebió demasiado de joven pero niega abuso sexual

"Si los demócratas están jugando este juego es vergonzoso. Es una vergüenza para el país. Y creo que lo van a ver en las elecciones de mediados de mandato", dijo Trump.

"Creo que las personas también son sabias. Se trata de un juego de estafas. [Kavanaugh] es una persona de alta calidad. Sacan gente de la nada [en referencia a los acusadores] y podrían hacerle eso a cualquiera".

El presidente pronto centró su fuego en Avenatti. "Si miras a este abogado que acaba de salir, él es un escoria. Representaba a los demócratas. Nadie habla de eso. Es un abogado demócrata. No es muy bueno, pero es un abogado demócrata".

Kavanaugh, dijo Trump, es "un hombre joven y estará allí por un largo tiempo. Y estaré muy orgulloso de él ..."

El senador Lindsey Graham, republicano por Carolina del Sur, se hizo eco del ataque a Avenatti.

"Desde mi punto de vista, justo cuando uno pensaba que no se podría ir a peor, simplemente ha ocurrido. El abogado de las estrellas del porno acaba de llevar esta debacle a un nivel aún más bajo”, aseguró Graham en una declaración, agregando que esperaba que la gente “sospechara mucho” de esa declaración jurada “indignante, internamente inconsistente”.

"[Kavanaugh] es un hombre decente que ha vivido una vida honorable y está siendo manchado por gente como Michael Avenatti", dijo Graham.

"Creo mucho en permitir que las personas sean escuchadas. Pero no voy a ser tocado, y no voy a permitir que mi inteligencia sea insultada por los Michael Avenattis del mundo. No seré un participante en el asesinato en masa de la personalidad que desafía la credibilidad”.

Momentos después de que se hicieran públicas las acusaciones -que NBC News no ha verificado de manera independiente y que Kavanaugh negó firmemente-, el líder de la minoría demócrata, Chuck Schumer, dijo que el juez debería hacerse a un lado.

Schumer también les imploró a los republicanos que “suspendan inmediatamente los procedimientos relacionados con” la nominación del juez.

“Creo firmemente que el juez Kavanaugh debería retirarse de la consideración. Si no lo hace, al menos, la audiencia y el voto deben posponerse mientras el FBI investiga todas estas acusaciones”, declaró Schumer.

El senador Jeff Merkley, de Oregón, dijo que planeaba presentar una demanda para detener el proceso de confirmación de Kavanaugh "debido a la interferencia presidencial inconstitucional".

En un comunicado, la oficina de Merkley aseguró que presentaría una demanda “argumentando que la retención sin precedentes de la Administración Trump de partes sustanciales de los registros  sobre el juez Brett Kavanaugh ha violado la separación constitucional de poderes al impedir que los senadores cumplan con su deber constitucional de asesoramiento y consentimiento sobre el nominado del presidente a la Corte Suprema de los Estados Unidos”.

La oficina de Merkley dijo que el senador “pediría a los tribunales que intervengan para evitar que el proceso continúe hasta que los registros completo sobre Kavanaugh estén disponible para el escrutinio público".

Mientras tanto, el senador Richard Blumenthal, de Connecticut, miembro además del Comité Judicial del Senado, les dijo a los periodistas que lanzaría una investigación sobre Kavanaugh, incluso si se confirma y llega a la Corte Suprema.

Estas respuestas se han intensificado luego de que una mujer acusara a Kavanaugh de mostrar repetidas conductas lascivas con mujeres durante fiestas que tuvieron lugar a principios de la década de 1980, así como de poner drogas o alcohol en las bebidas de mujeres para que pudieran ser “violadas en grupo” por un grupo de hombres que asistían a la fiesta.

La demandante, Julie Swetnick, dijo que había sido víctima de una de estas violaciones colectivas hacia 1982. La mujer no alegó que Kavanaugh participara en la violación, pero confirmó que él y su amigo Mark Judge estaban presentes cuando ocurrió, agregando que ella había quedado incapacitada mediante un medicamento colocado sin su consentimiento en su bebida y que no pudo luchar contra sus atacantes.

La declaración jurada de Swetnick fue presentada por el abogado Michael Avenatti.

"Esto es ridículo y proviene de Twilight Zone", dijo Kavanaugh en un comunicado que la Casa Blanca le entregó a los periodistas, referencia a una serie televisiva sobre zombies. "No sé quién es y esto nunca sucedió".

Mientras, el senador republicano por Arizona Jeff Flake, una voz crítica de la administración Trump que es considerado como un voto decisivo esencial, no abordó este miércoles en la tarde las últimas acusaciones en los comentarios en el Senado sobre la próxima audiencia de Kavanaugh, manteniendo un tono moderado.

“Mañana tenemos una audiencia. Muchos miembros de este órgano, de ambos partidos, ya se han decidido antes de la audiencia. Supuestamente escucharán lo que quieren escuchar y no tendrán en cuenta el resto. Y uno estaría tentado de preguntarse, ¿para qué siquiera molestarse en tener una audiencia?”, preguntó.

 “No soy psíquico. No estoy dotado de clarividencia. Dadas estas limitaciones, tendré que escuchar el testimonio antes de decidirme sobre el testimonio", concluyó.