Una de las 3 mujeres que acusa a Kavanaugh de abuso, contactada por FBI

El juez de Deborah Ramírez confirmó el el FBI se comunicó con su cliente horas después de que Trump diera luz verde a que su nominado al Supremo de EEUU fuera investigado por este buró

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Deborah Ramírez, una de las tres mujeres que acusa al juez Brett Kavanaugh de conducta sexual inapropiada, fue contactada hoy por el FBI, como parte de la investigación al nominado por el presidente Donald Trump para la Corte Suprema acusado de abusos, confirmó el abogado de la acusadora.

 "Podemos confirmar que el FBI se ha comunicado para entrevistar a la Sra. Ramírez y ella ha aceptado cooperar con su investigación. Por respeto a la integridad del proceso, no tendremos más comentarios en este momento", dijo su abogado John Clune.

La información que ofreció Clune formaría parte de la investigación que el presidente Trump pidió ayer después de que el senador por Arizona, Jeff Flake, pidiera que se investigaran las acusaciones contra Kavanaugh una vez que fue nominado por el Comité Judicial del Senado. Esta petición provocó que la votación en el pleno del Senado para confirmar a Kavanaugh como juez del máximo tribunal se retrasara hasta el próximo viernes para que el FBI pudiera hacer una investigación de los antecedentes del nominado por Trump.

El pasado domingo, Ramírez denunció conducta sexual inapropiada por parte del asediado candidato a la Corte Suprema Brett Kavanaugh, días antes de su testimonio programado ante el Comité Judicial del Senado en respuesta a una previa acusación de agresión sexual.

Deborah Ramirez, que asistió a la Universidad de Yale con Kavanaugh, le dijo al diario New Yorker que Kavanaugh se bajó los pantalones y se expuso cuando eran compañeros de clase. 

"Recuerdo un pene frente a mi cara", dijo Ramirez, quien dice había estado bebiendo. "Sabía que no era lo que quería, incluso en ese estado".

Ramírez le dijo a la revista que alejó a la persona.

"Sentía pena, estaba avergonzada y humillada", dijo. Agregó que recordó a Kavanaugh junto a ella, levantándose los pantalones. "Brett se estaba riendo", dijo. "Todavía puedo ver su cara, y sus caderas avanzando, como cuando te subes los pantalones ... Alguien gritó por el pasillo, 'Brett Kavanaugh acaba de poner su pene en la cara de Debbie'", dijo. "Fue su nombre completo. No creo que haya sido solo 'Brett'. Y recuerdo haber escuchado y sentirme avergonzada de que esto se hubiera difundido".

En la última semana, tres fuentes familiarizadas con la acusación le dijeron a NBC sobre la acusación de Ramírez.

Ramírez, de 53 años, tiene la misma edad que Kavanaugh y ambos se graduaron de la universidad en 1987. Su hermana Denise Ramírez estaba un año detrás de ellos en Yale.

Ramirez, que ahora está casada y vive en Boulder, Colorado, es voluntaria y miembro de la junta de un grupo sin fines de lucro que ayuda a las víctimas de violencia doméstica, Safehouse Progressive Alliance for Nonviolence.

Ramírez refirió a NBC a su abogado, Stanley Garnett, cuando se le contactó el sábado. Su abogado no respondió a las solicitudes de comentarios durante el fin de semana.

La última acusación se publica cuando el Comité Judicial del Senado se prepara para escuchar el jueves a Christine Blasey Ford, quien acusó a Kavanaugh de agresión sexual cuando ambos estaban en la escuela secundaria.

El sábado, Ford acordó testificar ante el comité la próxima semana, aunque sus abogados indicaron que aún se están negociando varios detalles sobre su apariencia.

Kavanaugh ya aceptó testificar en la audiencia, que originalmente había sido programada para el lunes.

Minutos después del lanzamiento del informe del New Yorker, la Casa Blanca publicó un par de declaraciones negando el reclamo.

"Este supuesto evento de hace 35 años no ocurrió", dijo Kavanaugh. "Las personas que me conocían entonces saben que esto no sucedió, y lo han dicho. Esto es simplemente para embarrarme. Tengo muchas ganas de testificar el jueves sobre la verdad y defender mi buen nombre y la reputación de carácter e integridad a la que me he dedicado a la construir contra estas acusaciones de último minuto ".

La Casa Blanca hizo eco del rechazo de Kavanaugh.

"Este reclamo no corroborado de 35 años es el último en una campaña de desprestigio coordinada por los demócratas  y diseñada para derrocar a un buen hombre", dijo la portavoz de la Casa Blanca, Kerri Kupec. "Este reclamo ha sido negado por todos los que se dice que estuvieron presentes y es totalmente inconsistente con lo que dicen muchas mujeres y hombres que conocieron al juez Kavanaugh en su momento en la universidad. La Casa Blanca está firmemente detrás del juez Kavanaugh".

La noticia llega en un momento crítico para la candidatura de Kavanaugh, que ya tiene problemas. La mayoría de los republicanos, incluido el presidente Donald Trump, han apoyado a Kavanaugh, pero un puñado de senadores republicanos, incluidos varios que aún no han prometido apoyo público para su nominación, han expresado su preocupación por las denuncias de Ford y dijeron que sus acusaciones podrían afectar su apoyo.