Si le llaman para decirle que su hijito está secuestrado, ¡desconfíe!

Inmigrantes en EE UU reciben la llamada de un secuestrador, escuchan la voz de un niñito que dice ser su hijo, y deben pagar mucho dinero para que no le hagan daño. ¡Esté alerta! Puede ser una horrible estafa
Imagen de un cordón policial protegiendo la escena de un crimen
Imagen de archivo de una cinta policial en la escena de un crimenNOPD / New Orleans Police Department

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Una mujer texana ha sido sentenciada este jueves a pasar siete años en una prisión federal por su participación en una trama de secuestros virtuales, según ha informado el Departamento de Justicia.

Las autoridades han advertido que estos delitos, en los que una persona llama desde México a Estados Unidos pidiendo un rescate para liberar a un familiar que realmente no está secuestrado, cada vez son más comunes.

Yanette Rodríguez Acosta, de 35 años, confesó en febrero haber participado en una trama que tomó como víctimas a padres inmigrantes de California, Idaho y Texas con hijos en México.

Los criminales telefoneaban a los inmigrantes y les dejaban oír ala voz de niños que susurraban “papá” o “mamá”; ellos decían entonces el nombre de su hijo, y los criminales usaban esta información para hacerles creer su hijo estaba secuestrado, pidiéndoles dinero para liberarlo.

Para que no pudieran llamar a comprobar si era cierto, les obligaban a quedarse en la llamada, amenazándoles con hacer daño o incluso violar a los niños si cortaban; así, con el teléfono celular en la oreja, debían ir a oficinas de Western Union o Money Gram y transferir dinero a los secuestradores.

Luego recibían amenazas adicionales para que no reportaran el crimen. Las víctimas, además de perder su dinero, quedaban así afectadas por un fuerte trauma, según indica el Departamento de Justicia. En una ocasión, los supuestos secuestradores, tras recibir el dinero, le dijeron a una pareja que podía encontrar a su hijo en una escuela; fueron allí y no estaba, así que empezaron a buscar su cuerpo en los cubos de basura.