Las algas tóxicas provocan también irritación a políticos de la Florida

La Florida, el conocido estado del sol, es noticia por estos meses y no precisamente por sus exuberantes playas y las altas temperaturas. En esta oportunidad, se ha alertado a las personas permanecer alejado de las costas del suroeste por la 'invasión' de algas tóxicas que afectan a varios condados.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

La Florida, el conocido estado del sol, es noticia por estos meses y no precisamente por sus exuberantes playas y las altas temperaturas. En esta oportunidad, se ha alertado a las personas permanecer alejado de las costas del suroeste por la 'invasión' de algas tóxicas que afectan a varios condados.

La crisis de algas tóxicas comenzó tras la descarga controlada de agua contaminada, hacia ríos y desembocaduras, del lago Okeechobee y así impedir su desbordamiento. Tanto las algas verdes como la "marea roja" está afectando no solo a la vida marina, sino también a la salud de la población. Este último fenómeno es provocado por un organismo unicelular llamado Karenia brevis, y se presenta en las costas. En cambio, las algas verdes son cianobacterias que cuando su concentración es muy alta, crea una capa verduzca en la superficie de ríos y lagos.

Caminar por las playas afectadas provoca entre otros síntomas, irritaciones respiratorias, ojos llorosos, y molestia en la garganta. El alga que causa la peculiar marea roja libera un químico tóxico en el aire al llegar las olas a la orilla. También la cianobacteria puede producir erupciones en la piel cuando una persona entra en contacto con el agua.

Los efectos del alga tóxica también están provocando "irritación" en las autoridades. El Departamento de Protección Ambiental de la Florida (DEP, por sus siglas en inglés) ha destinado tres millones de dólares adicionales para contrarrestar los efectos en el suroeste de estado, la zona más afectada por la marea roja, según dio a conocer el gobernador Rick Scott en un comunicado.

En total, este departamento ha destinado $2 millones para el condado Lee, $750 mil para el condado Manatee, más de $190 mil para el condado Collier y alrededor de $100 mil para el condado de Sarasota.

El gobierno estatal ha solicitado ayuda al Laboratorio Marino y Acuario conocido como MOTE, ubicado en Sarasota, para buscar una solución y evitar un mayor impacto. Este centro de investigación marina ha estudiado, en conjunto con otras dependencias estatales, la marea roja en la Florida por varias décadas. Por tal motivo, la orden ejecutiva emitida por Scott le otorga más de $100 mil en fondos.

Las autoridades han pedido a la población alejarse de las costas para evitar daños a la salud. El cierre de las playas ha provocado serias afectaciones a la industria del turismo. Para mitigar estos efectos, VISIT FLORIDA, la corporación encargada de comercializar el turismo en el estado, creará un programa de subsidios de emergencia por $500 mil para ayudar a las juntas de desarrollo turístico local.

La Karenia brevis produce toxinas que causan "envenenamiento por mariscos neurotóxicos" de acuerdo con una información dada a conocer por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). El consumo de mariscos contaminados provoca diarrea, vómitos, la perdida de coordinación entre otros síntomas.

A pesar de que los efectos pueden desaparecer a los pocos días, las autoridades han prohibido la recogida de mariscos en las áreas afectadas. Además, los restaurantes de la zona no están incluyendo pescados o mariscos capturados localmente. La Florida ocupa el séptimo lugar entre los estados del país involucrados en esta industria. En 2014, 99.2 millones de libras de mariscos frescos fueron producidas con un valor de muelle de alrededor de $257 millones, de acuerdo con información del Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor de la Florida.

Por esta crisis, el Departamento de Oportunidades Económicas (DEO por sus siglas en inglés) está ofreciendo préstamos sin intereses y ha desplegado una mayor presencia en el suroeste de Florida. El pasado lunes, el gobernador pidió a la oficina de Administración de Pequeñas Empresas (SBA por sus siglas en inglés) emitir una declaración de desastre por daños económicos y de esta forma ayudar a las empresas del estado.

"Mientras luchamos para aprender más sobre este fenómeno natural, continuaremos desplegando todos los recursos del estado y haremos todo lo posible para asegurarnos de que los residentes de la Costa del Golfo estén a salvo y las empresas del área puedan recuperarse", afirmó Scott a través de un comunicado.

La presidenta de la Cámara de Comercio de Fort Myers Beach, Jacki Liszak, intenta recopilar información de los daños ocasionados en el turismo por las algas verdes y la marea roja. El condado Lee ha visto sus playas vacías de bañistas a pesar de estar en época de verano.

“He pedido a todas las empresas del área que llenen una encuesta de impacto económico y ahora estamos analizando los números para determinar qué tipo de disminución hemos experimentado, pero sé que tenemos varios negocios en la playa que han tenido que cerrar”, afirmó Liszak, a nuestra filial del sur de la Florida, Telemundo 51.

Las algas tóxicas (Harmful algal blooms o HABs por sus siglas en inglés) no afecta solamente a la Florida. En mayo de este año, las costas de San Diego en California también sufrieron brotes de marea roja. La Oficina Nacional de EE. UU. para la Floración de Algas Nocivas determinó que el país destina anualmene $50 millones como mínimo.

Esta oficina ha señalado que el mayor gasto se produce en el sector de la salud con casi $20 millones anuales, lo que es igual al 42 por ciento de los fondos destinados. Para paliar los daños en la industria pesquera se invierten aproximadamente $18 millones, para el turismo $7 millones y $2 millones para el monitoreo y control de las crisis.

La visita del gobernador Scott por las zonas afectadas y la aprobación de fondos para enfrentar la situación no evitó las críticas. En el debate entre candidatos demócratas que aspiran a la gobernación del estado salió a relucir la necesidad de crear leyes que protejan el medioambiente.

Ahora que candidatos republicanos y demócratas intentan tomar el puesto que Rick Scott deja vacante, la industria azucarera del estado, intenta "endulzar" estas campañas destinándole alguna que otra contribución. Una de las empresas vinculadas con la crisis de algas tóxicas es Big Sugar. Sin embargo, el candidato republicano Adam Putnam ha recibido de las compañías azucareras y sus afiliadas $804 mil, de acuerdo con el diario Tampa Bay Times.

La Fundación Everglades ha pedido ayuda federal para construir un embalse con el propósito de mover al sur parte del agua del lago Okeechobee. En la carta dirigida al senador Mitch McConnel, su director Eric Eikenberg afirmó que la "Florida está siendo devastada por una crisis de algas perennes que está destruyendo nuestras playas, la pesca, el turismo y las industrias inmobiliarias, y estamos desesperados".

En el 2017, la legislatura del estado aprobó financiar parte del embalse por un costo aproximado de $1.6 mil millones, y espera que el gobierno federal pueda cubrir la mitad del costo del trabajo. El Cuerpo de Ingenieros del Ejército del distrito de Jacksonville, anunció contar con fondos para reparar el dique Herbert Hoover para el 2022.

El gobernador ha pedido a DEP crear un programa de subvenciones para ayudar a los gobiernos locales a pagar por los servicios de limpieza. Sin embargo, demócratas y protectores del medioambiente lo han criticado y afirman que las preocupaciones de Scott corresponden a estar inmerso en una campaña para el Senado, intentando ocupar el curul que ocupa el demócrata Bill Nelson.

En la conferencia telefónica del seis de julio, demócratas, políticos locales y ambientalistas acusaron a Scott de recortar $700 millones del presupuesto de los distritos para la gestión de agua, la eliminación de 300 puestos de trabajos del Distrito de Administración del Agua del Sur de la Florida, así como poner a un gerente de astillero al frente del Departamento de Protección Ambiental en lugar de un científico, entre otras denuncias.

"Esas son las agencias, esos son los científicos, esas son las personas que regulan y mantienen los materiales, los contaminantes fuera de nuestras vías fluviales... Eso solo, es lo que ha hecho en el primer año Rick Scott, ahora está viendo los resultados: un aumento en fósforo y nitrógeno y otras contenciones en nuestros cursos de agua", dijo el comisionado del condado de St. Lucie, Chris Dzadovsky durante la conferencia telefónica y que fue recogido por el diario Tampa Bay Times.

[por favor poner el mapa] http://myfwc.com/media/4481632/swmap0822.pdf