En jaulas de metal albergan a niños y adultos detenidos en Texas

En una jaula habían unos 20 niños, en otra botellas de agua y bolsas de chips, y sábanas hechas de hojas de papel.

Breaking News Emails

Get breaking news alerts and special reports. The news and stories that matter, delivered weekday mornings.
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Dentro de un almacén en el sur de Texas, en jaulas de metal, es donde la Patrulla Fronteriza alberga a centenas de niños inmigrantes.

En una jaula habían unos 20 niños, en otra botellas de agua, bolsas de chips, y sábanas hechas de hojas de papel. Una adolescente de 16 años cuidaba por una pequeña de cuatro que no conocía, y ha enseñado a sus compañeros a cambiarle el pañal. Cada una de las jaulas da acceso a áreas comunes con baños portátiles. Las luces permanecen prendidas a toda hora.  

Esto fue lo que vio un grupo de periodistas el pasado domingo al visitar el centro donde la Patrulla Fronteriza tiene detenidos a inmigrantes indocumentados que fueron arrestados en la frontera. Según la agencia Associated Press, la patrulla fronteriza permitió al grupo entrar al centro tras criticas contra la política migratoria de “tolerancia cero” del gobierno de Trump que ha resultado en la separación de decenas de familias. Pero se les prohibió a los periodistas entrevistar a los detenidos y tomar fotos.

Más de 1.100 personas se encontraban en las instalaciones visitadas que están divididas en distintas salas para albergar a menores no acompañados, adultos y familias. Cerca de 200 de los detenidos son menores de edad que no iban acompañados de sus padres, según dijo la Patrulla Fronteriza a AP. Otros 500 eran unidades familiares, padres y niños.

Más de 2.000 niños han sido separados de sus padres desde que el Fiscal General Jeff Sessions anunció en abril que los oficiales del Departamento de Seguridad Nacional deben referir todos los casos de entrada ilegal para enjuiciamiento criminal. 

El protocolo de los EEUU prohíbe detener a los niños con sus padres porque los niños no son acusados ​​de un delito y los padres sí. Algunos adultos podrían ser juzgados por cruzar la frontera ilegalmente y ser separados de sus hijos.  

Get the noticias newsletter.

Un grupo de congresistas visitó el centro el mismo centro el domingo.

“Esos niños que han sido separados de sus padres estan siendo traumatizados”, dijo el senador demócrata por Oregon Jeff Merkley, a quien se le negó el acceso a un centro de detención para menores a principios de mes. “No importa que el piso este limpio y las sabanas bien hechas”.

Michelle Brané, directora del programa de derechos y justicia para los migrantes de la Comisión para Mujeres Refugiadas, dijo estar sumamente preocupada por lo que vio al visitar el centro el viernes pasado.

Brane dijo a AP que había un niño que no jugaba con los demas, y llevaba consigo abrazada una fotocopia en papel de la identificación de su madre.

"El gobierno está literalmente quitandole niños a sus padres y dejándolos en condiciones inapropiadas", señaló Brane.

Oficiales de la Patrulla Fronteriza en Rio Grande (Texas) dicen que tienen que ser fuertes con los inmigrantes y separar adultos de niños para disuadir a otros.


"Cuando se exime a un grupo de personas de la ley.. eso crea un empate", dijo Manuel Padilla, el principal agente de la Patrulla Fronteriza en Río Grande. "Eso crea tendencias aquí".

Agentes que trabajan en el centro dicen que a los detenidos se las da comida, acceso a duchas y ropa limpia, así como servicios médicos. Bajo la ley estadounidense, los niños deben ser entregados a albergues financiado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos.

La doctora Colleen Kraft, directora de la Academia Americana de Pediatría, dijo a AP que visitó un pequeño centro en Texas recientemente, aunque se negó a identificarlo. Kraft dice haberse quedado con el recuerdo de un menor de unos dos años, que lloraba sin parar. El staff del centro tiene prohibido tocar a los niños, explicó, así que no podían abrazarla para calmarla.

"El estrés es abrumador", dijo Kraft. "El enfoque debe estar en el bienestar de estos niños, dejando a un lado la política".