Rusia ayudó a Trump a ganar las elecciones, según el Senado

La "innegable" influencia rusa fue “amplia, sofisticada y ordenada por el mismo presidente, Vladimir Putin, para ayudar a Donald Trump y dañar a Hillary Clinton”

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

El Comité de Inteligencia del Senado considera que Rusia interfirió en las elecciones de noviembre de 2016 y lo hizo para ayudar al candidato republicano y ahora presidente, Donald Trump. Reafirma así los informes de los servicios de inteligencia, pero contradice el informe elaborado sobre este mismo tema por la Cámara de Representantes, lo que puede crear una división en el Partido Republicano.

La influencia rusa en las elecciones ha sido analizada por los Comités de Inteligencia de la Cámara y del Senado, y por el fiscal especial Robert Mueller, en una investigación del Departamento de Justicia independiente y aún sin concluir.

El informe de la Cámara de Representantes fue publicado el 27 de abril, tras un año de pesquisas durante las que no se hallaron pruebas de que Rusia hubiera ayudado al equipo de campaña de Trump. Sin embargo, estas conclusiones sólo fueron respaldadas por los republicanos, que controlan tanto el Comité como la Cámara de Representantes con una amplia mayoría; los demócratas publicaron otro informe en el que denunciaban que la investigación había sido llevada a cabo de forma irregular para aclarar las dudas sobre los vínculos de Rusia y Trump.

Trump utilizó el informe de la Cámara para exigir que acabar la “caza de brujas” en su contra.

El Senado, donde los republicanos también cuentan con mayoría pero mucho más exigua, ha concluido sin embargo que la influencia de Rusia fue “amplia, sofisticada y ordenada por el mismo presidente, Vladimir Putin, para ayudar a Donald Trump y dañar a Hillary Clinton”, según ha informado este miércoles el demócrata Mark Warner, vicepresidente del Comité, en un comunicado conjunto con el republicano Richard Burr, presidente del Comité. Burr ha señalado, por su parte, que "no existe ninguna duda de que Rusia llevó a cabo un esfuerzo sin precedentes para interferir en nuestras elecciones de 2016".

Queda sin embargo por determinar si la influencia de Rusia se hizo con la connivencia del equipo de campaña de Trump, es decir, si fue un esfuerzo coordinado del que el republicano se aprovechó a sabiendas, o sólo un intento de Rusia por desestabilizar la democracia estadounidense. Esto se recogerá en el informe final, que aún no ha sido elaborado.