Trump se retira del acuerdo con Irán. ¿Y ahora qué? ¿Subirá la gasolina? ¿Habrá guerra?

El presidente cree que es "el peor acuerdo" de la Historia. Pero Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia y China siguen apoyándolo. ¿Qué consecuencias tendrá el anuncio de Trump? La primera ya la está notando usted.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

El presidente, Donald Trump, ha anunciado este martes en la Casa Blanca la salida de Estados Unidos del acuerdo internacional alcanzado en 2015 para impedir a Irán el desarrollo de armas nucleares a cambio de levantar las sanciones económicas en su contra.

Trump ha anunciado que impondrá “sanciones potentes” contra Irán, al tiempo que intenta buscar otro acuerdo con sus aliados internacionales. En su opinión, existen “pruebas definitivas” de que el Gobierno iraní ha incumplido el acuerdo, basándose en las supuestas evidencias “concluyentes” hechas públicas hace unos días por Israel.

El acuerdo es, según Trump, “horrible” y “unilateral” (en el sentido de que sólo beneficiaría a Irán), y “no trajo nunca calma ni paz, y nunca lo hará”. “Es inaceptable”, ha dicho, “si lo mantuviera pronto habría una carrera nuclear en Oriente Medio”. "No podemos evitar una bomba atómica iraní bajo este acuerdo defectuoso", ha añadido, "si no hacemos nada sabemos qué pasará". 

Éstas son las claves del acuerdo, por qué es importante, y qué puede suceder a partir de ahora, incluidas las consecuencias directas sobre su cartera:

¿En qué consiste el acuerdo? Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia y China se comprometieron en julio de 2015 a un Plan de Acción Integral Conjunto (puede leerlo aquí completo en español) bajo los auspicios de las Naciones Unidas que limita la cantidad de uranio enriquecido al que Irán puede tener acceso de forma que le sirva para producir energía en centrales nucleares pero no para construir armas atómicas. Además, se le impide producir plutonio.

A cambio, las Naciones Unidas levantaron las sanciones que impedían a este país participar en la banca internacional y el comercio, incluida la venta de petróleo, y desbloquearon millones de dólares guardados en cuentas en el extranjero. Se trata de un acuerdo temporal y limitado: Irán puede fabricar misiles, y en 15 años expiran las restricciones sobre el uranio enriquecido, aunque Irán se ha comprometido a no desarrollar bombas atómicas. En cualquier caso, entonces podrían volver a imponerse sanciones de nuevo, regresando al punto inicial, según informa la agencia de noticias The Associated Press.

¿Qué opina Trump? El acuerdo fue negociado en secreto bajo los auspicios del ex presidente Barack Obama. Su sucesor en la Casa Blanca, Donald Trump, lo considera “un desastre”, “el peor acuerdo” firmado jamás, precisamente porque no impide a Irán fabricar misiles, tiene fecha de caducidad, y no impide a Irán seguir influyendo en la política de los países vecinos. Estas críticas están en la línea de las del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que ha acusado a Irán de mentir sobre su programa nuclear (se cree que Israel también lo tiene, aunque lo mantiene en secreto). Hoy, Netanyahu ha puesto en alerta sus tropas y defensas en caso de que se produzca una respuesta militar al anuncio de Estados Unidos.

¿Y ahora qué va a pasar? El presidente iraní, Hassan Rouhani, un moderado que fue artífice de las negociaciones con Obama, ha asegurado que su país sufrirá “algunos problemas durante dos o tres meses, pero seguirá adelante” si Estados Unidos se descuelga del acuerdo. En cualquier caso, ha tendido la mano para seguir “trabajando con el mundo en un acuerdo constructivo” aunque Estados Unidos no forme parte de él.

Es posible que la Unión Europea, Rusia y China intenten mantener el tratado, a la espera de que se conozcan exactamente el alcance de las medidas anunciadas hoy por Trump. Pero las consecuencias sobre los mercados serán inmediatas: hay empresas con acuerdos en vigor con Irán (Airbus, Boeing, Total) que se verán afectadas, pero el impacto más evidente será sobre el precio del petróleo, que ha superado los 70 dólares por barril por primera vez desde noviembre de 2014 impulsado por la incertidumbre sobre la decisión de Trump.

¿Y la gasolina? El precio del combustible ha superado los 2,80 dólares por galón en su media nacional reportada por la Asociación Americana del Automóvil (AAA). Es 45 centavos más cara que hace un año, y seguirá subiendo aunque más lentamente, según esta asociación. California y Hawaii es donde más altos son los precios (3,63 dólares por barril), mientras que en Indiana (66 centavos), California (66), Utah (63) y Arizona (60) es dónde más ha subido en el último año.