800 inmigrantes lograron escapar de ICE gracias a un chivatazo

“Lo que ella hizo no fue mejor que cuando un pandillero grita ‘¡policía!’ al ver una patrulla llegar al vecindario", critica ICE. Cientos de inmigrantes lograron escapar gracias a esa alerta.

Breaking News Emails

Get breaking news alerts and special reports. The news and stories that matter, delivered weekday mornings.
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

 “Lo que ella hizo no fue mejor que cuando un pandillero grita ‘¡policía!’ al ver una patrulla llegar al vecindario, excepto que ella lo hizo a toda la comunidad”, ha indicado Thomas Homan, director en funciones del Servicio de Inmigración y Control de Fronteras (ICE, en inglés), sobre la alcaldesa de Oakland, Libby Schaaf, que el pasado martes advirtió en la red social Twitter de una redada a gran escala contra inmigrantes indocumentados en el norte de California.

Entre el pasado domingo y el martes, ICE detuvo a más de 150 personas por violar las leyes de inmigración, según ha informado la agencia. En una operación similar, entre el 11 y el 15 de febrero, los agentes de inmigración arrestaron a 212 personas en el área de Los Ángeles, de los que 195 tenían antecedentes criminales, una orden final de deportación, o habían entrado ya antes al país de forma ilegal, según informó ICE.  

Homan, en declaraciones a la cadena de noticias Fox, ha indicado que hasta 800 personas lograron escapar de sus agentes merced al aviso de la alcaldesa. El Departamento de Justicia, ha añadido, estudia ahora si Schaaf (del Partido Demócrata, y que se postula para la reelección este año) pudo cometer un delito de obstrucción a la justicia; en cualquier caso, en su opinión lo que hizo fue permitir que inmigrantes que han cometido delitos eviten su detención y deportación, por lo que ahora su comunidad es menos segura.

“Sencillamente no puedo creerme lo que ha ocurrido”, ha dicho Homan.

La operación se llevo a cabo entre Sacramento, en el norte del estado, y el valle central que constituye el corazón agrícola de California, según la agencia. Sólo la mitad de los arrestados tenía antecedentes criminales.

“No me arrepiento de haber compartido esta información”, ha indicado la alcaldesa, “es el derecho legal de Oakland ser una ciudad santuario y no hemos quebrado ninguna ley”. “Creemos que nuestra comunidad está más segura cuando las familias permanecen unidas”, ha añadido.