¿Quién sería presidente si un meteorito destruye el Congreso esta noche?

El discurso del estado de la nación reúne en el capitolio a todos los políticos importantes de Washington... menos uno. ¿Quién es el superviviente designado en caso de atentado o catástrofe? ¿Dónde se esconde esta noche?
El líder de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, habla con el vicepresidente, Mike Pence, este martes antes del discurso del estado de la nación.
El líder de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, habla con el vicepresidente, Mike Pence, este martes antes del discurso del estado de la nación. AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

El discurso del estado de la nación reúne en el Capitolio a toda la élite política de Washington DC. ¿Qué ocurriría si un suceso catastrófico (un ataque terrorista, un derrumbe, un meteorito) destruye el edificio y acaba con todos los presentes? ¿Quién se convertiría en presidente de Estados Unidos y guiaría al país en las horas más oscuras?

El superviviente designado, que así se le denomina, es esta noche el secretario de Agricultura, Sonny Perdue, según ha confirmado a NBC la portavoz de la Casa Blanca, Sara Sanders.

Cada año, con motivo de este discurso, un miembro del Gobierno es llevado a un lugar secreto y protegido, en una tradición que comenzó durante la Guerra Fría, por si a la Unión Soviética se le ocurría atacar el país aprovechando la ocasión. A esa persona se la informa de lo que debería hacer en caso de que tal tragedia ocurriera, y se le prepara para convertirse en presidente.

El año pasado, durante el discurso que el entonces recién elegido Donald Trump dirigió a las dos cámaras del Congreso, el superviviente designado fue el secretario de Asuntos para los Veteranos, David Shulkin.

“En parte, parece totalmente irreal”, explica Jim Nicholson, que fue designado para el puesto en 2006, con George W. Bush como presidente, y cuando servía también como secretario de Asuntos para los Veteranos. “Pero también ha cierto realismo en todo ello, y te lo tienes que tomar en serio”, añade.

Nicholson explica que el jefe de gabinete del presidente, Andy Card, se lo pidió semanas antes del discurso, aunque sólo se hizo público el mismo día. Aquella noche, un helicóptero lo llevó a un lugar aún secreto, donde se le explicaron sus funciones en una sala parecida a un centro de operaciones. De cena, le sirvieron “un delicioso bistec”, mientras veía el discurso en la televisión.

“Más o menos lo ensayas, haciendo tu papel como lo haría si ocurriera”, explica. “Te llaman Sr. Presidente”, añade.

¿A quién se elige? El primer requisito es estar en la línea de sucesión en caso de que al presiente le ocurra algo; además, hay que ser estadounidense y tener al menos 35 años, como si se fuera a concurrir a unas elecciones. Normalmente, se selecciona al secretario de los departamentos con menos tradición, como Asuntos para los Veteranos, Energía o Seguridad Nacional.

Este año, la selección ha sido más difícil porque hay algunos miembros del Gobierno de Trump que aún no han sido aprobados por el Senado, y una, la secretaria de Transportes, Elaine Chao, no nació en Estados Unidos.