Asesinos del MS-13 o ladrones de empleos: así describe Trump a los inmigrantes

¿Cómo ve Trump a los inmigrantes? En su discurso más importante del año, sólo ha hablado de pandilleros criminales. Lee cuáles son sus planes sobre inmigración y qué espera a los soñadores
Trump, durante el discurso del estado de la nación este martes.
Trump, durante el discurso del estado de la nación este martes. AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

 

“A cada ciudadano que nos ve esta noche desde su casa, no importa dónde has estado o de dónde vienes, éste es tu momento: si trabajas duro, si crees en ti mismo, si crees en Estados Unidos, entonces puedes soñar lo que quieras, puedes ser lo que quieras, y junto podemos conseguirlo todo”. Así se ha dirigido el presidente, Donald Trump, a los ciudadanos esta noche durante el discurso del estado de la nación. Sin embargo, en su discurso, en lugar de dar alas al sueño americano que comparten millones de inmigrantes de todo el mundo, ha abogado por cerrar las fronteras, reforzando la falsa equivalencia entre inmigrantes y delincuentes; y ha criticado veladamente a los soñadores y su ansia por pertenecer plenamente al único país que han conocido y aman.

“Durante décadas, las fronteras abiertas han permitido entrar drogas y pandilleros a nuestras comunidades más vulnerables”, ha señalado Trump, en un discurso escrito por Stephen Miller, uno de sus asesores más duros en materia de inmigración. La inmigración, según Trump, “ha permitido a millones de trabajadores poco cualificados competir por empleos y salarios con los estadounidenses más pobres”. “Y más trágicamente, ha causado la pérdida de muchas vidas inocentes”, ha añadido.

El presidente ha presentado a continuación a los padres y madres de dos adolescentes, Kayla Cuevas y Neesa Mickens, vecinas de Long Island, en Nueva York, que fueron asesinadas en septiembre de 2016, el día antes del cumpleaños de una de ellas. De ese crimen están acusados, según Trump, seis miembros de la pandilla MS-13. Muchos de estos pandilleros, ha dicho el presidente, se aprovechan de los huecos en el sistema migratorio para entrar en el país como menores indocumentados. Trump ha instado al Congreso a cerrar esos huecos.

A continuación, el presidente se ha apropiado de los sueños y aspiraciones de los soñadores… e incluso de su nombre. 

“Estados Unidos es una nación compasiva”, ha comenzado, “estamos orgullosos de haber hecho más que ningún otro país por los que lo necesitan, los que lo pasan mal, los menos favorecidos de todo el mundo”. “Pero”, ha añadido, “como presidente de Estados Unidos, mi mayor lealtad, compasión y constante preocupación es para los niños estadounidenses, para los trabajadores estadounidenses en dificultades, para las comunidades estadounidenses olvidadas. Quiero que nuestros jóvenes crezcan y consigan grandes cosas. Quiero que nuestros pobres tengan su posibilidad de mejorar”.

Trump ha tendido la mano al Congreso para “proteger a nuestros ciudadanos”, porque su “labor sagrada”, ha dicho, es “defender a los estadounidenses, defender su seguridad, a sus familias, sus comunidades, y su derecho al sueño americano. “Porque los estadounidenses son también soñadores”, ha añadido.

El presidente ha puesto como ejemplo de lo que significa la inmigración en Estados Unidos a los padres de dos víctimas de pandilleros… y a un agente del Servicio de Inmigración y Control de Fronteras (ICE, en inglés), Celestino Martínez. Según Trump, fue amenazado de muerte por la MS-13, y pese a ello siguió con su trabajo y comandó una operación para detener a más de 200 miembros de esta pandilla. “Buen trabajo”, le ha dicho, “ahora consigamos que el Congreso te envíe refuerzos”.