ICE ha encarcelado durante meses y deportado por error a un millar de estadounidenses

Los agentes migratorios han mantenido en prisión hasta tres años a ciudadanos
Un graffiti en el muro de la frontera de Tijuana en enero.
Un graffiti en el muro de la frontera de Tijuana en enero.AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Davino Watson tenía 13 años cuando su padre lo trajo a Estados Unidos desde Jamaica. Cuatro años después, en 2002, Hopeton Ulando Watson consiguió la nacionalidad y su hijo, automáticamente, pasó también a ser estadounidense. Aun así, años después, el Servicio de Control de Aduanas e Inmigración (ICE, en sus siglas en inglés) encarceló a Watson y ordenó su deportación a Jamaica. Una corte de apelaciones acaba de dictaminar que no tiene derecho a una indemnización porque ICE se equivocó pero no actuó con malicia. Sin embargo, el caso de Watson no es una anomalía: en los últimos seis años, casi 2.000 ciudadanos estadounidenses han sido detenidos por agentes de inmigración; la mayoría terminó siendo deportado tras pasar en algunos casos hasta tres años en prisión.

En abril de 2013, la revista The New Yorker relató la historia de Mark Lyttle, natural de Carolina del Norte, y la cadena de errores que condujo a su encarcelamiento y deportación, o, mejor dicho, destierro a México. Mencionaba otros casos, como el de Mario Guerrero, nacido en Estados Unidos en 1964, deportado por error en 1998, y condenado a siete años de cárcel por volver a entrar a su país supuestamente de forma ilegal.

El entonces director de ICE, John T. Morton, envió una carta a la revista tras la publicación de este artículo, asegurando que el caso de Lyttle era “poco común y desafortunado”, lo que llamó la atención del instituto Deportation Research Clinic, dependiente de la Northwestern University, que seguía recibiendo denuncias de casos similares. Así que apeló a la Ley de Libertad de Información (FOIA) para averiguar el número de casos cerrados por un juez al comprobar que la persona a la que ICE quería deportar era en realidad ciudadanos estadounidense.


El Departamento de Seguridad Nacional le acaba de proporcionar los datos de enero de 2011 a junio de 2017. Ojo, no están todos los que son, avisa la organización, puesto que  “la vasta mayoría” han quedado sin registrar por motivos administrativos.  Aun así, en esos seis años y medio hubo 1.714 casos, de los que 1.020 terminaron con la deportación o salida voluntaria del afectado. A cifra anual se ha ido reduciendo (entre 2011 y 2013 se superaron los 300 casos por ejercicio), pero, aun así, entre enero y junio de 2017 se registraron 76 casos, que terminaron con 53 deportaciones.

Los ciudadanos estadounidenses detenidos por ICE pasaron, de media, cuatro meses y medio detenidos antes de ser liberados o deportados, pero 94 de ellos sobrepasaron el año bajo custodia y seis de ellos superaron los tres años. Davino Watson fue uno de ellos.

Watson fue condenado en 2007 por vender cocaína en Nueva York. Durante su temporada entre rejas, ICE investigó si tenía la ciudadanía con vistas a poder deportarle, pese a que durante el juicio había quedado establecido que era estadounidense. Watson también se lo dijo, e incluso les indicó a qué teléfonos llamar para comprobarlo. Pero nadie llamó. En su lugar, agentes de ICE rastrearon por su cuenta a los padres del condenado… y los confundieron con otros pese a que, según reconoce la corte de apelaciones, había signos claros evidenciando lo contrario. De esta forma, cuando Watson cumplió su condena, el 8 de mayo de 2008, pasó a custodia de ICE.

Pese a sus esfuerzos para probar su ciudadanía ante ICE y ante la propia corte, no fue liberado hasta el 2 de noviembre de 2011, tras pasar 1.273 días en prisión. Le soltaron en pueblecito de Alabama donde no conocía a nadie, sin dinero y sin ni siquiera darle una explicación. El procedimiento de deportación siguió activo un año más.

La Corte de Apelaciones del Segundo Circuito dictaminó el pasado 31 de julio que no hay duda de que el Gobierno se equivocó y que un ciudadano estadounidense pasó años detenido y estuvo a punto de ser deportado por ese error, pero le negó cualquier compensación económica a Watson porque, entre otros motivos, no pudo demostrar malicia por parte de ICE.

---

Vídeo relacionado: El triste caso de los veteranos que fueron deportados