¿Están vinculados los celulares al cáncer? Un estudio en ratas reaviva el debate

Sin embargo, varios expertos han cuestionado los resultados.

Breaking News Emails

Get breaking news alerts and special reports. The news and stories that matter, delivered weekday mornings.
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Un gran estudio en EE.UU. destinado a ayudar a decidir si los teléfonos celulares causan cáncer ha  arrojado resultados confusos, pero a la vez ha vuelto a provocar debate.

El informe sobre la investigación, realizada en ratas y ratones, no se ha concluido todavía. Pero los defensores de realizar más estudios conocieron los resultados parciales y el Programa Nacional de Toxicología de EE.UU. los divulgó.

Para el experimento, un laboratorio en Chicago envió señales 900 MHz de teléfono móvil, tanto en los sistemas de radio GSM y CDMA - los dos principales utilizados por los proveedores de teléfonos celulares- a jaulas con ratas embarazadas, y luego mantuvo las señales en las crías de ratas durante intervalos de 10 minutos -con 10 minutos de descanso-, nueve horas al día, a medida que crecían, durante dos años.

Los resultados sugieren que las ratas machos expuestas a dosis constantes y grandes de ciertos tipos de radiación de los celulares desarrollaron tumores cerebrales y cardíacos.

Pero las ratas hembras no, e incluso las ratas que desarrollaron tumores vivieron más tiempo que las no expuestas a la radiación.

El Programa Nacional de Toxicología, parte de los Institutos Nacionales de Salud (NIH por sus siglas en inglés), aún analiza los resultados.

Get the noticias newsletter.

Lo que el estudio no muestra es si los seres humanos están en riesgo por usar los teléfonos celulares, o si utilizar un auricular o mantenerlo lejos de la cabeza y el cuerpo podría marcar una diferencia.

Los tumores cerebrales son raros. Alrededor de 23.770 tumores malignos del cerebro o la médula espinal serán diagnosticados este año, según la Sociedad Americana del Cáncer, y 16.000 personas morirán a causa de ellos. Y no ha habido un aumento en las tasas desde la década de 1990, cuando empezaron a utilizarse los teléfonos móviles.

El informe parcial cubre lo que los investigadores consideraron los hallazgos más preocupantes.

"Estos resultados parecen apoyar las conclusiones de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC por sus siglas en inglés) respecto al posible potencial carcinogénico de la RFR (radiación de radiofrecuencia)", indicaron.

IARC, la entidad de la Organización Mundial de la Salud para el estudio del cáncer, dijo en 2011 que era posible que los dispositivos pudieran causar la enfermedad y recomendó un estudio más amplio.

Los teléfonos celulares son utilizados por miles de millones de personas en todo el mundo y el 92 por ciento de los adultos estadounidenses posee un teléfono celular, según el Centro de Investigaciones Pew.

Incluso los niños pequeños pueden utilizar los dispositivos durante horas y horas, por lo que cualquier sugerencia de que de alguna manera podrían causar cáncer sería de enorme preocupación.

Estudios anteriores han tenido resultados muy desiguales. Uno encontró que sostener un teléfono móvil al lado de la cabeza podría calentar las células del cerebro, pero no había ninguna consecuencia clara de ello.

Los estudios sobre ratas se consideran solamente de fiabilidad parcial, porque las ratas de laboratorio tienen sus propias vulnerabilidades impredecibles al cáncer.

La insólita divulgación del informe parcial incluye los comentarios de los revisores expertos - especialistas externos que leen los informes hacer preguntas y señalar las posibles deficiencias.

Diana Copeland Haines, del Laboratorio Nacional Frederick de Investigación del Cáncer, que forma parte del Instituto Nacional del Cáncer, estuvo de acuerdo con la conclusión de que los tumores de las ratas fueron probablemente causados por la radiación.

Pero el Dr. Michael Lauer del NIH no está de acuerdo y dice que simplemente no hay suficiente información para decidir si el experimento demuestra que la radiación provocó los tumores.

"La supervivencia más alta con RFR, junto con la literatura epidemiológica previa, me deja aún más escéptico de las afirmaciones de los autores", escribió en su reseña.