Asesinan a niño afgano de 10 años que había luchado contra los talibanes

La policía local calificó al niño de héroe tras luchar contra el asedio de los talibanes luego de la muerte de su padre en combate, dijo el portavoz del grupo, Rafiullah Baidar.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Un niño afgano de 10 años que fue declarado un héroe tras luchar contra los talibanes murió por disparos de insurgentes cuando se dirigía a la escuela en la provincia de Uruzgan, en el sur del país, dijeron funcionarios el miércoles.

Wasil Ahmad fue asesinado el lunes en Tirin Kot, la capital de la provincia, explicó Rahimullah Khan, subdirector de la policía de la región.

El niño había luchado junto a su tío contra los talibanes en numerosas ocasiones, señaló Khan.

Fotografías en medios sociales mostraron al menor sosteniendo un arma automática y vestido con uniforme y casco.

Pistoleros no identificados, a los que el responsable se refirió solo como insurgentes, lo abatieron cerca de su casa.

La Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán culpó de la muerte de menor a su familia, al gobierno y a los talibanes, con quien Kabul libra una guerra desde hace 15 años. 

 

La policía local calificó al niño de héroe tras luchar contra el asedio de los talibanes luego de la muerte de su padre en combate, dijo el portavoz del grupo, Rafiullah Baidar. "Posiblemente tomó las armas para vengar la muerte de su padre, pero era ilegal que la policía lo declarase un héroe y revelase su identidad, especialmente a los insurgentes", señaló.

 

El tío de Ahmad es un excomandante talibán que se pasó al bando del gobierno de Kabul y fue nombrado jefe de la policía local en el distrito de Khas Uruzgan, explicó el funcionario.

El uso de niños soldados está prohibido en Afganistán pero, según la ONG Child Soldiers International, tanto fuerzas gubernamentales como insurgentes llevan años reclutando a menores.

En un informe presentado al grupo de trabajo sobre niños y conflictos armados del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el grupo con sede en Londres fijo que la policía nacional y local afgana reclutaban a menores por razones que incluían cumplir con un sentimiento de obligación filial, patriotismo y honor.

Pero el principal motivo es la pobreza, según apuntó el documento de junio de 2015. El pasado mayo denunció que la mitad de los puestos de control gestionados por la policía nacional en Tirin Kot "estaban ocupados por agentes visiblemente jóvenes" que admitieron tener menos de 18 años.

"Durante los últimos años han estado ocupándose de todas las responsabilidades de un agente de policía, que incluyen asegurar los puestos de control y entrar en combate", apuntó el informe.