Ted Cruz gana la asamblea republicana de Iowa

Ted Cruz, el senador por Texas, es el ganador del “caucus” o asambleas partidistas del partido republicano en Iowa.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Ted Cruz, el senador por Texas, es el ganador del “caucus” o asambleas partidistas del partido republicano en Iowa, según proyección de NBC News y Telemundo.

Cruz habría obtenido el 28% de los votos, seguido del empresario Donald Trump con el 24%, el senador de la Florida Marco Rubio con el 23% y el retirado neurocirujano Ben Carson con el 9% y el senador Rand Paul con el 5%. El resto de candidatos obtuvo porcentajes menores del 5% de votos.

La victoria de Cruz lo ubica en buena posición para la segunda votación en el proceso para elegir al candidato presidencial, la cual será el próximo lunes en el estado de New Hampshire (a diferencia de Iowa, esta será una ‘primaria’, es decir el proceso de votación es diferente aunque el objetivo es el mismo: ganar delegados para la convención que elegirá al candidato).

Según las últimas encuestas tomadas antes de la votación en Iowa, Cruz estaba en segundo lugar en New Hampshire, detrás de Trump. La victoria en Iowa pudiera cambiar la percepción de Cruz de los votantes de New Hampshire. Además, gracias a la victoria el nombre el senador será objeto de mas atención de la prensa y opinion pública.

Cruz, no obstante su puesto de senador, es al igual que Trump uno de los candidatos republicanos que han basado mucho de su candidatura en oposición al liderazgo o “establishment” del partido.

Cruz sin embargo, es más conservador que Trump, y además con más y mejores vínculos con los grupos de evangélicos alrededor del país. Una de las variables para ganar en Iowa era precisamente este apoyo de los votantes evangélicos, el cual aparentemente se hizo efectivo y con lo que el senador se alzo con el triunfo.

Otra de las razones que explican el triunfo de Cruz en Iowa es la extensa organización que el senador tenía en el estado. Iowa por ser un estado de “caucus” y no de primarias, requiere de una sólida organización para hacer que la gente vaya a votar en la noche del “caucus”. La campaña de Cruz asegura que tiene una organización similar en muchos otros estados del país.

La principal crítica de Cruz al liderazgo del partido es que este no es lo suficientemente conservador y que muchos senadores y congresistas a menudo optan por negociar o llegar a acuerdos con los demócratas traicionando lo que según Cruz son los verdaderos principios conservadores.

Esta postura crítica le ha llevado a que Cruz tenga pocos amigos en Washington y que el partido por su lado esté atemorizado de que si Cruz es el candidato, los republicanos perderán la elección presidencial debido a la poca simpatía que el senador genera entre grupos como las minorías o en general por sus posiciones extremadamente conservadoras.

Además de Cruz, otro de los beneficiados con los resultados en Iowa es el senador Rubio. Aunque en tercer lugar, lo suyo es importante ya que con esa posición toma el lugar del candidato del “establishment” del partido.

Ganar hubiese sido por supuesto ideal para Rubio, pero el senador sólo necesitaba quedar en un buen lugar -y el tercero cerca de Trump lo es- para llegar con fuerza a New Hampshire.

Si Rubio consigue en New Hampshire quedar arriba de Jeb Bush, John Kasich y Chris Christie se consolidará casi de manera definitiva como el candidato de ese “establishment” para dar eventualmente dar la batalla contra cualquiera de los candidatos “insurgentes” -Cruz y Trump.