Asesinato múltiple destapa historia de redención fallida de un narco mexicano

El exlíder del cártel La Familia Michoacana Carlos Rosales Mendoza, "El Tísico", buscaba rehacer su vida alejado del crimen tras varios años en prisión

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

México, 29 dic (EFE).- Una historia de redención y muerte en el mundo del narcotráfico salió a la luz hoy con el asesinato en una reunión con autodefensas del exlíder del cártel La Familia Michoacana Carlos Rosales Mendoza, "El Tísico", quien tras varios años en prisión buscaba rehacer su vida alejado del crimen.

"Pareciera que él tenía intención de retirarse, sin embargo mantenía relación con algunos personajes y ahí está el tema de asistir a esta reunión (con autodefensas)", dijo el fiscal de Michoacán, Martín Godoy, en una entrevista con Radio Fórmula.

Rosales, compadre del peligroso capo Osiel Cárdenas cuando este lideraba el cártel del Golfo, fue hallado muerto el lunes con signos de tortura junto a otros tres hombres en la autopista que une la ciudad de Morelia, en el oeste del país, con la costa del Pacífico.

Era uno de los narcotraficantes más buscados por la DEA estadounidense y estuvo en prisión desde 2004 a 2014, acusado de organizar con un comando armado de más de 40 personas un ataque en un penal que se zanjó con la fuga de 25 reos, entre ellos 5 sicarios.

Cuando salió de la cárcel en mayo del año pasado bajo libertad condicional, pretendía vivir alejado del crimen, con su pareja e hijos, según las autoridades.

Firmaba cada semana en el juzgado, tenía una tienda de ropa y un restaurante en Morelia y, aunque lo volvieron a capturar en agosto pasado, luego de hallarlo en un café con un hombre armado, no se le pudo acusar de ningún delito.

"Fueron cateados algunos domicilios y él hizo referencia a que, pues bueno 'yo aquí tengo a mi familia, tengo a mi mamá, tengo a mis hijos, tengo a mi pareja, y pues yo ya quiero retirarme de este tema' y todo parece indicar que así era", detalló Godoy.

El pecado de Rosales parecen ser los contactos que por motivos desconocidos mantuvo en las últimas fechas con algunos líderes de las autodefensas, grupos civiles armados que surgieron en Michoacán en 2013 para combatir el cártel de Los Caballeros Templarios, según apuntó el fiscal.

"El Tísico", también conocido como "El Carlitos", y los otros tres asesinados tuvieron un encuentro el domingo por la tarde, donde "todo parece indicar que (Rosales) no accedió a las pretensiones de las personas asistentes, de tal forma que eso generó molestias".

Según las primeras averiguaciones, en la reunión se encontraba Gilberto Gómez Magaña, "El Chanda", e Ignacio Rentería Andrade, "El Cenizo", líder de una célula en activo de Los Caballeros Templarios y presunto homicida de "El Tísico".

Rosales fue jefe de Nazario Moreno González "El Chayo", Servando Gómez Martínez "La Tuta" y Enrique Plancarte Solís "El Kike", que dejaron "La Familia Michoacana" y fundaron el cártel de "Los Caballeros Templarios". EFE