Argentina: desmienten el hallazgo de la nieta 120

Pruebas de ADN confirmaron que la joven hallada no se corresponde con la nieta de Chicha Mariani

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

BUENOS AIRES (AP) — María Isabel Chorobik de Mariani, una de las fundadoras de las Abuelas de la Plaza de Mayo, desmintió a través de un portavoz el sábado el hallazgo de su nieta, uno de los bebés robados en la dictadura argentina: Clara Anahí Mariani Teruggi, después que el Banco Nacional de Datos Genéticos descartara en dos estudios la existencia de vínculos filiales con la joven presentada el jueves a los medios como tal.

Mariani lleva 39 años buscando a su nieta, que fue robada en 1976 cuando tenía apenas tres meses de edad por agentes de la dictadura argentina de 1976-1983.

La joven María Elena Werhli presentada el jueves a los medios como la nieta robada había aportado datos de un laboratorio privado en el que se establecían vínculos filiales, pero estos datos no fueron corroborados por el Banco Nacional de Datos Genéticos, el organismo designado por el Estado argentino para validar estos temas, afirmó el colaborador y biógrafo de Mariani, Juan Martín Ramos Pardilla, en su nombre en una rueda de prensa el sábado.

"Chicha sigue buscando a su nieta", aseguró Ramos Padilla, abogado de la Fundación Anahí, creada por la mujer con el fin de buscar a su nieta, Clara Anahí Mariani Teruggi y defender la memoria colectiva y los Derechos Humanos.

El caso de Mariani —conocida popularmente como Chicha Mariani, una de las fundadoras de la asociación Abuelas de la Plaza de Mayo— es uno de los más emblemáticos y conocidos en Argentina.

"Dos informes del Banco Nacional de Datos Genéticos, que es la institución creada por ley para dar información fehaciente y definitiva sobre los casos de identidad de terrorismo de Estado, indican que Maria Elena no es Clara Anahí, por eso la búsqueda de Mariani continúa", afirmó Ramos Padilla el sábado en rueda de prensa.

"Chicha Mariani está muy triste y dolida, pero con la misma fuerza de siempre", afirmó. Añadió que existe preocupación por la salud de la mujer de 92 años de edad.

"Todo fue un error comunicacional bien intencionado de personas que quieren mucho a Chicha", explicó el abogado.

"Pudimos constatar la existencia de estudios del Banco Nacional de Datos Genéticos en los que se descarta la existencia de un vínculo filial con la joven que el jueves llegó a su casa (de Mariani) al mediodía con un informe de un laboratorio privado de Córdoba en sus manos", relató a la prensa en un comunicado anteriormente Ramos Padilla.

Antiguos dirigentes de las fuerzas armadas y la policía han sido declarados culpables de robarle los bebés a prisioneras embarazadas, que en muchos casos eran ejecutadas después.

Grupos de derechos humanos dicen que unas 30.000 personas murieron o desaparecieron bajo la dictadura argentina.

La historia de la joven presentada a los medios como la nieta robada y recuperada número 120 fue desmentida el sábado, dando un giro brusco a una historia navideña con final feliz.

Ramos Padilla afirmó que hay muchas cosas que deben aclararse, como por ejemplo, "cuál fue la sangre que se analizó en ese laboratorio" privado de la provincia de Córdoba que indicaba que había un 99,9 por ciento de probabilidades de que Wehrli fuera la mujer desaparecida. Aunque rechazó manifestarse sobre las motivaciones que llevaron a la joven a esta confusión.