Presidente de CONMEBOL acepta extradición a EEUU

El líder del fútbol suramericano aceptó para ser juzgado por su papel en el escándalo de corrupción en el fútbol

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

BERNA, Suiza (AP) — El presidente de la Conmebol Juan Angel Napout aceptó ser extraditado a Estados Unidos para ser juzgado por su papel en el escándalo de corrupción en el fútbol.

El Ministerio de Justicia suizo dijo que el dirigente paraguayo aceptó la extradición en una audiencia policiaca el martes.

Napout impugnó la extradición en una primera audiencia el jueves, horas después de ser arrestado en un hotel en Zúrich. El líder del fútbol en Sudamérica, y también vicepresidente de la FIFA, está acusado de aceptar millones de dólares en sobornos a cambio de los derechos comerciales de la Copa América.

Napout tiene que ser trasladado a Estados Unidos en los próximos 10 días.

"Por motivos de seguridad y privacidad, no se darán detalles sobre cuándo será entregado (a las autoridades estadounidenses)", dijo el ministerio.

Napout y el líder de la CONCACAF, Alfredo Hawit, fueron arrestados en Zúrich poca antes del inicio de una reunión del comité ejecutivo de la FIFA en el que se aprobaron varias reformas para tratar de fortalecer la lucha contra la corrupción.

Ese mismo día, el Departamento de Justicia estadounidense anunció una segunda ronda de acusaciones contra dirigentes del fútbol en Latinoamérica por aceptar sobornos de compañías dedicadas al marketing deportivo. Además de Napout y Hawit, están acusados el presidente y un expresidente de la Confederación Brasileña de Fútbol, y dos ex secretarios generales de la Conmebol, entre otros funcionarios.

Los expresidentes de las federaciones de Chile y Colombia, Sergio Jadue y Luis Bedoya, respectivamente, se declararon culpables y cooperan con las autoridades.

Otros dos expresidentes de la Conmebol, el uruguayo Eugenio Figueredo y el paraguayo Nicolás Leoz, están acusados desde mayo por las autoridades estadounidenses.

Ambos disputan sus solicitudes de extradición, el primero desde Suiza y el segundo desde un arresto domiciliario en Paraguay.