Pareja practicó en campo de tiro previo ataque en California

Habrían recibido decenas de miles de dólares antes de la masacre

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

SAN BERNARDINO, California, EE.UU. (AP) — Días antes de matar a 14 personas en una fiesta de fin de año, Syed Farrok practicó con un rifle durante una de varias visitas recientes a un campo de tiro en el sur de California, dijeron las autoridades. Algunas veces iba acompañado por su esposa, la segunda atacante.

Farook visitó el campo de tiro Riverside Magnum Range el 29 y 30 de noviembre, de acuerdo con un instructor del lugar ubicado a unos 32 kilómetros (20 millas) del Centro Regional Inland, donde la pareja abrió fuego contra los compañeros de trabajo de Farook el 2 de diciembre.

John Galletta dijo el lunes que nada en el comportamiento de Farook era fuera de lo normal, aunque le preguntó a un empleado del campo de tiro por qué su rifle podría estar humeando. Se le dijo que lo más probable era porque estaba nuevo.

Al preguntarle si en retrospectiva él u otros en el campo de tiro debieron sospechar de Farook, el instructor dijo: "¿Cómo eres capaz de determinar cuáles son las intenciones de alguien?".

Según el FBI, Farook y su esposa, Tashfeen Malik, hacía tiempo que habían adoptado la ideología radical.

"Sabemos y creemos que ambos sujetos fueron radicalizados y que lo habían sido por mucho tiempo", dijo el lunes David Bowdich, jefe de la oficina del FBI en Los Ángeles, en una conferencia de prensa.

"La pregunta que estamos tratando de resolver es cómo sucedió y quién y dónde lo hizo", afirmó. "Y les diré que ahora mismo no conocemos las respuestas".

Las autoridades también revelaron que un año antes de la matanza, los compañeros de Farook en el departamento de salud del condado de San Bernardino recibieron capacitación sobre cómo reaccionar ante un tirador en el lugar de trabajo en la misma sala de conferencias donde la pareja abrió fuego la semana pasada.

No estaba inmediatamente claro si Farook asistió a la sesión realizada a finales de 2014, dijo la portavoz del condado, Felisa Cardona.

Dos empleados que sobrevivieron al ataque dijeron que los colegas reaccionaron intentando hacer lo que se les enseñó, lanzándose bajo las mesas y permaneciendo en silencio. "Desafortunadamente, la sala no ofreció demasiada protección", afirmó Corwin Porter, subdirector de salud del condado.

Mientras, cientos se reunieron en una vigilia en honor a las víctimas del lunes por la noche en la Universidad Estatal de California, en San Bernardino, sólo a unos metros del centro de servicio social donde tuvo lugar el ataque. Una campana repicó 14 veces —una por cada víctima— y los dolientes encendieron velas blancas. La escuela fue golpeada fuertemente por la tragedia, ya que cinco de las víctimas y Farook eran alumnos.