Retienen en Chile a bebé cuya madre fumó marihuana

Las autoridades alegan que sólo postergaron la lactancia de la bebé.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

SANTIAGO, Chile (AP) — Un hospital chileno retuvo a una beba recién nacida y prohibió a su madre alimentarla porque fumó un cigarrillo de marihuana una semana antes que naciera: la niña sólo siente el calor de su mamá dos horas y media al día, dijo la abogada Francia Flores.

 

Las autoridades alegan que sólo postergaron la lactancia de la bebé, nacida el 19 de noviembre, porque los exámenes de la madre "arrojaron situaciones que ponen en riesgo su salud", según la doctora Patricia Sánchez, directora subrogante del hospital Las Higueras, en Talcahuano, distante 500 kilómetros al sur de Santiago.

 

El hospital denunció a Sindy Ortiz, quien en pleno trabajo y al ser consultada si consumía drogas, admitió que cinco días antes fumó un cigarrillo de marihuana para aliviar el dolor de una mano, fracturada meses antes. Las consultas a los pacientes antes de una intervención quirúrgica son normales.

 

La abogada Flores, defensora de Ortiz, dijo a The Associated Press que "aquí hay un prejuicio, una discriminación, una aplicación mecánica (de la ley), es apretar botones, no fijarse en el bien superior del niño... terminan generando un daño cierto".

 

"El daño que provoca la separación e impedir la lactancia es un daño que está científicamente comprobado, que es seguro, permanente y a largo plazo", enfatizó.

 

En Chile durante el primer gobierno de la presidenta Michelle Bachelet la marihuana fue clasificada entre las llamadas drogas duras, aunque su consumo terapéutico está permitido bajo prescripción médica.

 

Ortiz dijo a la prensa que ante los fuertes dolores a su mano, "averiguamos sobre muchos métodos y tomamos una decisión como familia porque creemos que (la marihuana) no afectaría a la beba".

 

"No fue consumo recreacional, sino estrictamente medicinal", añadió.

 

Flores critica que las consultas a la madre se hicieran durante el trabajo de parto. "Le hacen firmar un documento (para permitir un examen) también en trabajo de parto. Hay violencia obstétrica", opinó