Obama asegura que no hay informes de "amenaza creíble"

El presidente pide a estadounidenses que sigan con sus planes de viajes, pero que reporten cualquier sospecha

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

El Presidente Obama aseguró hoy que no hay ninguna indicación de que exista una “amenaza creíble” de un ataque terrorista en el país y que por lo tanto todo el mundo debe seguir con sus planes de viajes o de descanso por las festividades del Día de Acción de Gracias.

Se hace siempre todo lo posible “para prevenir cualquier ataque en Estados Unidos”, explicó Obama en un mensaje desde la Casa Blanca acompañado por varios funcionarios que trabajan en el tema de seguridad como el Secretario de Seguridad Interna y la Procuradora General. “No sabemos en este momento de ninguna información de inteligencia que indique una amenaza”, añadió Obama.

Normalmente un mensaje del presidente en esta fiesta del Día de Acción de Gracias sería menos serio y solemne y más en el lado de la celebración o el recordatorio de ayudar a los que menos tienen a que pasen un buena noche de Acción de Gracias. Hoy, sin embargo, debido a la preocupación de mucha gente por lo sucedido en Paris con los ataques terroristas del Estado Islámico, Obama se ve en la obligación de abordar el tema.

“Es comprensible que la gente tenga temor de que algo similar a lo de París pueda pasar aquí”, reconoció Obama en palabras que de seguro algunos dirán que son sólo no obvias sino que tardías. Sucede que se ha criticado al presidente por su aparente frialdad y falta de emoción para entender lo que supuestamente mucho del público ha experimentado en los últimos días: la ansiedad y el temor ante lo que pueda hacer el Estado Islámico en territorio estadounidense.

Obama no solo reiteró que es totalmente seguro viajar sino que además, recordó lo que su gobierno ha hecho contra el Estado Islámico. “Vamos tras el Estado Islámico donde éste se esconda”, explicó Obama, enumerando las acciones que se han dado contra el grupo terrorista (mas de ocho mil bombardeos, eliminación de algunos de sus líderes y el golpear sus finanzas). No cesaremos la presión “hasta que sean derrotados”, aseguró el mandatario.

El segundo aspecto de este frente de batalla contra el Estado Islámico es la defensa del territorio estadounidense, en la cual según Obama el personal de seguridad trabaja todos los días y a toda hora -no hay descanso ‘por las fiestas’, explicó.

Siempre evaluamos nuestra seguridad, reveló el presidente y el informe que recibió hoy, añadió, es similar al del sábado pasado y al de otros días: no hay una amenaza especifica o creíble de un ataque en el país.

Obama se encuentra hoy en una situación un tanto complicada en este tema de seguridad. Es no sólo la crítica de que no parece entender o tener empatía con las angustias del público, sino que al mismo tiempo no puede darse el lujo de aparecer ante el pueblo estadounidense -y el mundo entero- como que él también está nervioso o preocupado por las amenazas o simplemente por lo que sucedió en Paris. Como líder de la primera potencia militar del mundo, el presidente estadounidense dice mucho con su lenguaje corporal, con sus palabras, con sus mensajes, etc.

Se tiene que caminar una linea muy fina entre asegurarle a la gente que todo esta bien pero que al mismo tiempo el enorme aparato de seguridad de Estados Unidos sigue trabajando a toda máquina para prevenir cualquier ataque terrorista.

Como el mismo mandatario lo reconoció, lo de Paris en particular ha tocado algo especial en mucho del público estadounidense -sea porque son similares sociedades, iguales maneras de ver el mundo, los mismos valores, etc.- y de ahí esta particular inquietud en mucha gente.

Queda por ver si Obama consiguió tranquilizar a la nación con su mensaje. Al final, repitió lo que mucha gente, simplemente por inercia o porque es imposible paralizarse ante el temor, termina haciendo: “sigan con sus actividades habituales del Día de Acción de Gracias”, exhortó el presidente.