Compañía espacial preserva cohete para volverlo a usar

Una empresa espacial privada lanzó un cohete y logró hacerlo descender tan suavemente que aterrizó de pie y en condiciones tan buenas que se podría volver a usar

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

NUEVA YORK (AP) — Una empresa espacial privada lanzó un cohete y logró hacerlo descender tan suavemente que aterrizó de pie y en condiciones tan buenas que se podría volver a usar.

Reciclar cohetes en vez de desecharlos sería un paso importante hacia el logro de viajes espaciales menos costosos.

La hazaña resultó "en algo sumamente inusual: un cohete usado", dijo en un comunicado Jeff Bezos, fundador de la empresa Blue Origin y director ejecutivo de Amazon.com Inc.

Ver también:

Hispana quiere viajar al espacio y, sin boleto de regreso

Estudiantes hispanos preparan satélite para mandar al espacio 


Soprano británica paga millones de dólares para cantar en el espacio 
 

Tableta efervescente explota dentro una burbuja de agua en el espacio
 

Otra empresa privada, SpaceX, ha tratado de hacer aterrizar cohetes en una plataforma marítima pero no lo ha logrado, aunque ha hecho que algunos cohetes aterricen suavemente tras alcanzar menos de una milla (1,6 kilómetros) de altura, mucho menos de lo que logró la prueba de Blue Origin.

Esa empresa dijo que el vuelo no tripulado tuvo lugar el lunes en su terreno en Van Horn, Texas. La compañía, con sede en Kent, estado de Washington, y conocida por su extrema discreción, no invitó a periodistas. Su primer vuelo de prueba fue en abril.

Su nave New Shepard está conformada por una cápsula para transportar pasajeros y un cohete propulsor. En el vuelo del lunes, el propulsor alcanzó 62 millas (100 kilómetros) y soltó la cápsula, que cayó a tierra frenada por un paracaídas.

Tras el deslinde, el propulsor comenzó a caer a Tierra pero amortiguó su caída al encender su turbina a unos 4,900 pies (1.493 metros) de la superficie. Caía a apenas 4,4 millas por hora (70 kilómetros por hora) cuando se posó sobre la plataforma de lanzamiento, totalmente erguida, dijo la empresa.

"Realmente es un paso hacia poder reciclar cohetes", expresó en una entrevista John M. Logsdon, profesor emérito en el Instituto de Estudios Espaciales de la Universidad George Washington. Aunque los transbordadores de la NASA también se volvían a usar tras sus misiones espaciales, eran mucho más costosos que los cohetes, destacó.