Latin Jazz vuelve a los Grammys

Grammys vuelven a incluir la categoría para mejor álbum de latin jazz

Associated Press

Un año después de provocar protestas y una demanda de intérpretes de latin jazz por la eliminación de 31 categorías en los Premios Grammy, la Academia de la Grabación anunció el viernes la incorporación de tres preseas a sus categorías, incluyendo la reinstalación del reconocimiento al mejor álbum de latin jazz.

La Academia de la Grabación informó en un comunicado a The Associated Press que la próxima entrega del Grammy tendrá 81 categorías. El año pasado redujo el número de 109 a 78.

Los cambios comprenden el premio al mejor álbum urbano contemporáneo —para reconocer los álbumes de Rhythm and Blues que puedan contener elementos de pop y rock— y el galardón al mejor compendio clásico para honrar a los álbumes que "comprenden una mezcla de subgéneros clásicos".

La organización, llamada formalmente Academia Nacional de Ciencias y Artes de la Grabación, estremeció al sector de la música en abril de 2011 cuando anunció que reduciría sus categorías para que los premios fueran más competitivos. La medida implicó desaparecer categorías por sexo, de modo que hombres y mujeres contenderían por los mismos premios vocales.

Pero también eliminó categorías especializadas y creó otras con definiciones más amplias.

Algunos artistas como Carlos Santana, Herbie Hancock, Paul Simon y Bill Cosby se quejaron por los cambios.

Otro grupo presentó una demanda, desestimada en abril, encabezado por Bobby Sanabria, un nominado en latin jazz que acusó a la Academia de ignorar el procedimiento adecuado para aplicar los cambios. En una parte de la demanda, que era colectiva, planteaba el restablecimiento del premio al mejor álbum de jazz latino.

Ese galardón había sido unificado con otros tipos de música, de modo que los intérpretes de latin jazz compitieron contra un grupo diversos artistas en la categoría a la mejor música instrumental de jazz durante la 54ta entrada del Grammy que tuvo lugar en febrero.

"Cada año buscamos una mirada objetiva y tomar una buena decisión musical, sin que sea influida por la política y por la presión", dijo Neil Portnow, presidente y director de la Academia, en una entrevista. "Diremos que muy desafortunado que un grupo muy pequeño decidiera expresar su descontento con una demanda que no tuvo sustento".