La casi caída de pompis de Beyoncé en el Super Bowl 50 de la que todo el mundo habla

En pleno éxtasis de actuación y con tanto movimiento de pelo, la cantante sufrió una casi caida en el escenario que hubiera sido vista por unos 130 millones de personas.

Era el momento más esperado de la noche, el medio tiempo de la Super Bowl 50 cuando de entre el gentío del escenario salió Beyoncé. Su atuendo, un claro homenaje y guiño a la chaqueta con la que Michael Jackson actuó en la Súper Bowl de 1993 y su pelo rizado al viento completaban un look muy sexy.

Con una coreografía ensayada hasta la saciedad y unos movimientos pélvicos de lo más sensuales, Beyoncé avanzó hasta la punta del escenario para luego echar para atrás, dar un traspiés y estar a punto de darse con el pompis en el suelo.

Pero finalmente no sucedió, un doble paso hacia atrás la salvó del bochorno de ser vista por 130 millones de personas y que su caída pasara a los anales de la historia como una de las anécdotas del evento deportivo del año.

Pero no olvidemos que ella es Beyoncé y las leyes de la gravedad no le aplican. Ella no tropieza ni se cae y si lo va a hacer, un paso improvisado de su genial coreografía la salvará.