Las autoridades le negaron un permiso y cobró venganza con una "grosera" estatua (FOTOS) 

Molesto porque las autoridades le negaron un permiso de construcción luego de diez años, este hombre cobró venganza con una estatua "grosera".

Breaking News Emails

Get breaking news alerts and special reports. The news and stories that matter, delivered weekday mornings.
SUBSCRIBE

En el distrito de Westford, en Vermont, hay un nuevo monumento que no se puede pasar por alto. Nos queda claro qué significa una mano con el dedo medio levantado, pero la verdadera pregunta es qué está haciendo a mitad del camino. 

Mira también: Así de increíble se ve la estatua más grande del mundo desde el espacio (FOTOS)

La historia detrás de la gigantesca estatua se remonta a hace diez años, cuando Ted Pelkey, un hombre dedicado a la reparación de camiones, quiso construir un garage en su casa para llevar a cabo su trabajo. Sin embargo, tras una década de trámites legales en el distrito de Westford, el permiso le fue negado

Ted estaba tan molesto y sentía que había recibido un trato muy injusto poro parte de las autoridades. Por eso decidió externar su inconformidad de una manera contundente y asegurándose de que la queja no pasara desapercibida. 

Pelkey solicitó a un artesano local que elaborara la escultura de una mano con el dedo medio extendido y luego la colocó sobre un poste de madera de cinco metros de altura para garantizar que fuera visible desde cualquier lugar de su localidad. Por si no bastara, realizó una instalación eléctrica para poder iluminar la nueva obra maestra durante la noche. 

Mira también: Estos increíbles pandas gigantes están hechos de paneles solares (FOTOS) 

El costo de esta peculiar revancha ronda los cuatro mil dólares y lo mejor de todo es que, gracias a que Pelkey se aseguró de no violar la ley local, las autoridades no tuvieron más remedio que reconocer que la mano gigante es una muestra de “arte público” y que cumple con todas las regulaciones, por lo que no hay nada que puedan hacer al respecto. 

Ted aclara que la estatua no está dedicada a la gente del pueblo, sino a sus gobernantes, y de acuerdo con la cadena NBC, las personas que pasan conduciendo por ahí simpatizan con la revancha de Pelkey. “Es hermosa, me encantaría tener una”, dijo uno de los automovilistas sobre este flip off a las autoridades de Westford. 


Quizás la próxima vez se lo piensen dos veces antes de negarle un permiso a una persona que invirtió diez años en los trámites para obtenerlo. 

EN VIDEO: #LadyChoques, la enfurecida mujer que destrozó el vehículo de otra conductora