Rosa

Carla Hernández es Rosa.

Es una joven muy hermosa, sin pasado, nombre, ni apellido. No sabe quiénes son sus padres ni familiares, ni cómo terminó en el mejor internado del país desde que era una bebé.

La única familia que tiene es su mejor amiga Eva Sotomayor, a quien conoce desde que ella llegó al internado a los 8 años, y con la que se identificó de inmediato pues tampoco tenía padres.

Por esta razón, la amistad y la lealtad son los valores más preciados para Rosa, y lo único por lo que vale la pena sacrificarse. Rosa es una mujer libre a quien no le importa el qué dirán, porque no tiene que rendirle cuentas a nadie. Es espontánea, franca, inteligente, intuitiva, sagaz, alegre, parlanchina, de corazón amplio y muy generosa.