Victorino Mora (Mauricio Ochmann)

Telemundo, telenovela, Los Victorinos, Mauricio Ochmann, Arap Bethke, Roberto Manrique

Un soñador a quien la vida lo enfrenta entre la delincuencia y el corazón…

Victorino Mora es un encantador de sueños, un hombre a quien las circunstancias y su clase social humilde, le roban el anhelo de ser un gran escritor para llevarlo por el oscuro camino de la delincuencia… la única forma que la vida le enseñó para sobrevivir en un mundo de pobreza y falta de oportunidades.

Nació y creció en un barrio popular de Medellín y rodeado de un círculo en donde el más fuerte y violento es quien logra salir adelante, aunque tras su sombra, lleva consigo el amor que su madre le inculcó, el mismo que le regaló un corazón noble, solidario, leal y sincero.

Lina María, su progenitora, se enfrentó a la soledad y debió asumir el papel de madre soltera, ya que su esposo la engañó y la abandonó, obligándola a salir adelante con su hijo; por eso para Victorino, ella es su ejemplo a seguir, el ser por el que estaría dispuesto a dar la vida misma y la mujer que le enseñó el valor de la familia, la lucha y la amistad.

Tiene un gran amor y agradecimiento con Lina por todo lo que hizo por él, y se siente obligado a retribuirle su esfuerzo. Es cariñoso e introvertido pero sufre una realidad que lo debate entre el bien y el mal y entre lo que se debe o no hacer… una situación que lo compromete con su hermana, a quien intenta sacar del bajo mundo de las prepago mientras se juega la vida como delincuente.

Rebelde por naturaleza y lleno de un resentimiento social que le da el haber crecido sin las comodidades de los más favorecidos; al no tener oportunidad de consagrarse como escritor, usa la música como una forma de expresión para interpretarla con su amigos.

A pesar de su oficio, cree en Dios, la Virgen María y en todos los santos, y como una ironía a su fé, a ellos les reza y se encomienda cuando está a punto de cometer uno de sus delitos, al punto de pagar promesas cuando ellos le cuidan la espalda y lo alejan de la maldad de otros.