Jeronimo Acosta

Se casó muy joven con Silvia, de quién se separó hace dos años y con quién tuvo un hijo que hoy tiene once años, Martín. Es un hombre locuaz, divertido y que ve la vida ligeramente sin amargarse por nada. Periodista, trabaja independiente y también en una emisora de radio. Aunque moderadamente exitoso en su vida profesional, su vida personal es un desastre. Su apartamento escasamente tiene una vajilla para servir la comida y si no fuera porque una empleada doméstica va a ocuparse del aseo dos veces por semana, ya el Departamento de Sanidad le habría impedido seguir habitando el lugar.

Cuando conoce a Victoria se impresiona por su belleza y se empeña en conocerla mejor. Muy pronto se enamora sin remedio y pese a que sus amigos, la familia de Victoria y hasta ella misma le insisten en que la diferencia de edad es muy grande y por lo tanto un error una relación entre los dos, a Jerónimo no le importa, pues para él el amor no tiene tiempo, ni edad.