Pre-calificado o pre-aprobado

Pre-calificado o pre-aprobado

Pre-calificado o pre-aprobado

Si va a comprar una vivienda por primera vez, debe intentar pre-calificar o obtener una pre-aprobación para un préstamo hipotecario.

Si obtiene una pre-calificación le dará más seguridad sobre los pagos que puede afrontar. Si obtiene una pre-aprobación (lo que hace avanzar la pre-calificación) puede hacerlo más confiable para el vendedor de la vivienda.

Obtener una pre-calificación o una pre-aprobación no significa que tenga que utilizar un prestamista en particular, pero lo coloca en una mejor posición al momento de negociar con el vendedor de la vivienda.

¿Cuál es la diferencia entre una pre-calificación y una pre-aprobación?

A pesar de que las personas utilizan los términos indistintamente, tienen significados diferentes.

1. Pre-calificación: usted le proporciona información al prestamista sobre sus ingresos, deudas y activos, y el prestamista le proporciona una estimación del monto de la hipoteca que podría pagar. Generalmente, la pre-calificación no implica revisar su historial crediticio.

Este proceso toma unas pocas horas y, generalmente, es gratis.

2. La pre-aprobación hace avanzar a la pre-calificación: obtener una pre-aprobación tiene sentido si está listo para obtener una hipoteca. El prestamista se pone en contacto con el empleador, el banco, la agencia de información crediticia y otros, a fin de confirmar sus ingresos, activos, deudas e historial crediticio.

Si obtiene una pre-aprobación, obtendrá una carta que le informará que su hipoteca ha sido aprobada por un monto de dinero y cantidad de tiempo determinados.

Es posible que deba pagar un pequeño arancel para cubrir los costos de la solicitud.