St. Andrews echa el ojo a William y Kate

¿Qué recuerdos tienen los profesores de Kate y William de la pareja?

Cuando John Walden y Charles Warren se enteraron por la prensa de que dos de sus ex alumnos iban a contraer matrimonio, no podían creerlo y aún menos cuando vieron que uno de ellos era el Príncipe William. “¡Oh, Dios mío! Creo que me enteré a través de la prensa, supongo que como el resto de la gente. Pero fue un asunto que nunca traté con él y supongo que es normal en la vida de cualquier estudiante tener novia en la universidad, así que no fue diferente al resto”, explicó Warren, uno de los profesores de universidad de William.

Y es que, a pesar de que los profesores no tengan ni idea de qué fue lo que hizo saltar la chispa entre la pareja, creen que el secreto se encuentra dentro de los muros de la misma comunidad de St. Andrews, la prestigiosa universidad a la que ambos acudieron. Según Warren, "la naturaleza del lugar es una ciudad pequeña con una comunidad estudiantil bastante pequeña y la vida social se desarrolla en torno a las actividades que realizan los estudiantes. Es más fácil conocer bien al resto de estudiantes, y en ese contexto, surgen los romances".

El Príncipe William mantiene una relación muy especial con la universidad ya que en infinidad de ocasiones, tanto en público como en privado se ha referido a St. Andrews como "su casa" y eso se hizo patente durante su estancia en las aulas. Al igual que cualquier otro estudiante, Williams protagonizó algunas anécdotas durante su etapa de estudiante. Según Walden, "la primera tutoría tuvo lugar en su primera semana con tres o cuatro estudiantes más. Él llegó tarde y se sintió avergonzado por ello. Creo que los otros estudiantes sintieron aún más vergüenza al descubrir quién era su compañero, pero se adaptó muy rápidamente al grupo y nos lo puso muy fácil”.

Además de su excelente expediente académico y su pasión por la georgafía, sus profesores también destacaron su sencillez y su deseo de no ser el centro de atención ante los otros estudiantes.“Es realmente un buen hombre joven. Se comportaba de forma natural, sin pretensiones de ningún tipo y quería ser tratado de forma absolutamente normal en todas las circunstancias. Era un buen tipo”, destacó Warren.

Por otro lado, sus profesores reconocen que al principio, los estudiantes se sentían un poco intimidados por la presencia del príncipe, pero la buena predisposición de William por ser tratado como uno más, hizo que su estancia en la universidad no despertara ningún conflicto. En un viaje a Noruega, durante unas jornadas de convivencia, “se acopló de forma brillante, pero a esas alturas sus compañeros estaban completamente acostumbrados a él y ya era uno más en la multitud”.

Kate, licenciada en Arte por la misma universidad y William, se comportaron como dos estudiantes más y vivieron su relación discretamente como dos jóvenes estudiantes que acudían a fiestas, estudiaban juntos y participaban de las actividades organizadas por St. Andrews. 

Los profesores no dudaron en mostrar la ilusión que les hace que la pareja haya estudiado allí y en parte se sienten protagonistas por haber sido testimonios de una historia de amor real. "Pensar que en la universidad jugamos un pequeño papel en su relación es genial”, respondió Walden.