Nutre la creatividad de tus hijos

La creatividad puedes verla desde los primeros meses, cuando un infante experimenta con los sonidos que puede producir y se emociona al escucharlos.

Aquí te tenemos 5 ideas para que tú y tus hijos alimenten su imaginación.

La creatividad es natural en los niños. Puedes verla desde los primeros meses, cuando un infante experimenta con los sonidos que puede producir y se emociona al escucharlos.

También puedes observar a un bebé mientras juega con bloques. Mira de cuántas maneras intenta apilarlos antes de crear un diseño. A medida que se incrementan las habilidades verbales y la destreza física, los preescolares expresan su creatividad de muchas maneras: en juegos de palabras, jugando en sus mundos imaginarios y transformando objetos simples en juguetes favoritos.

Dado que la creatividad nos ayuda a vivir con placer y sabiduría, puede ser tan desde la lectura, la escritura o los buenos modales a medida que los niños crecen. Si buscas actividades de bajo costo, que sean fáciles e imaginativas para que tú y tu hijo puedan disfrutar juntos, intenta estas 5 formas para jugar con el:

Cocina Imaginaria

Consigue una olla grande y elijan por turnos todos los ingredientes que pueden agregar a la cena. Compra comida plástica que venden en las jugueterías y comiencen a usar la imaginación.

Juguetes hechos en casa

Explora tu casa con tu hijo; miren lo que pueden encontrar en los cajones, gabinetes y armarios y luego jueguen con todo. Conviertan una caja de zapatos en un camión de mentira. Saquen una regla y mídanse uno al otro. Construyan un palacio con diferentes objetos.  ¿Qué juego divertido pueden hacer con todo lo que han descubierto?

Banda familiar

Enciende el estéreo y saca tus instrumentos de cocina. Los granos de café en una lata pueden constituir una maraca ideal. Los tazones y las cucharas de madera son tambores fáciles. Los batidores y coladores de metal doblan como timbales y címbalos. Súbele el volumen al jazz, a la música clásica o al rocanrol y bailen al ritmo de la música.

Caminata por el vecindario

Caminen juntos por el vecindario platicando de todo lo que encuentren. Formula preguntas a tu hijo que motiven respuestas creativas: “¿Qué crees que desayunó ese gato?”. Inventa juegos en el camino: “¿Cuántos tipos distintos de animales podemos encontrar?”, o comiencen una recolectar rocas, conchas y hojas bonitas para coleccionarlas.

El castillo del desorden

Encuentra un espacio controlado en tu casa para nombrarlo La villa de la mugre, por unas horas. Coloca una funda en el piso. Después consigue piezas gigantes de papel, pintura, pegamento, tijeras de seguridad, cuerda, revistas viejas y plumas de colores. Enróllale las mangas a tu hijo (¡y las tuyas también!) y creen obras maestras con pinturas, collages y esculturas.

¿Cuáles actividades haces con tus hijos para motivar la creatividad? Déjanos tus comentarios...