Guía Completa

Un vistazo más de cerca a los consejos de la abuela

Los cambios de temporada y las temperaturas más bajas hacen que los padres estén más conscientes de proteger a sus bebés contra los peligros del resfriado común y la influenza

Mitos sobre bebés

Un vistazo más de cerca a los consejos de la abuela

Sergio Golombek, MD, MPH, FAAP, neonatólogo del hospital infantil Maria Fareri Children’s Hospital del Westchester Medical Center; y profesor de Pediatría y Salud Pública Clínica del New York Medical College

 

Los cambios de temporada y las temperaturas más bajas hacen que los padres estén más conscientes de proteger a sus bebés contra los peligros del resfriado común y la influenza. Sin embargo, el virus sincicial respiratorio (VSR) es un virus que contrae casi el 100% de los bebés antes de cumplir su segundo año y afecta desproporcionalmente a los bebés prematuros, dado el subdesarrollo de sus pulmones y sistemas inmunológicos. Muchos padres desconocen la existencia del virus; de hecho, una tercera parte de las madres nunca han oído hablar del VSR.

 

Los pediatras son la fuente principal de información para las madres acerca del VSR, pero muchas de ellas posponen o eliminan la atención médica de sus hijos a raíz de los altos costos de los servicios médicos, con lo que disminuyen sus oportunidades de obtener la información necesaria sobre el virus. Algunos padres dependen mucho de remedios caseros y otras ideas que se han pasado en sus familias de generación en generación.

 

Muchos hispanos conocen bien el tema del “mal de ojo”, la creencia de que la gente, sin tener malas intenciones, puede causar daño o mala suerte a otros, generalmente a niños y bebés, con simplemente verlos o admirarlos. Alrededor de la mitad de las madres hispanas (53%) han tomado algún tipo de medida para prevenir que sus hijos sufran del “mal de ojo”. Al hacerlo, muchas de ellas hacen que sus hijos corran mayores riesgos de contraer VSR: de hecho, una de cada cinco (19%) mamás admitió haber hecho que alguien tocara a su hijo(a) para deshacerse de la amenaza del “mal de ojo”.

 

Los síntomas más comunes del VSR incluyen flujo nasal y fiebre. También pueden presentarse tos fuerte, silbidos persistentes y dificultad al respirar. Algunos de los síntomas posibles en casos de infecciones más graves incluyen apnea (cuando el bebé deja de respirar durante más de 10 segundos), coloración violeta o respiración tan acelerada que no puedes ni darle de comer.

 

No existe un tratamiento para el VSR una vez que se contrae, por lo que la prevención es crítica. El VSR es muy contagioso y puede sobrevivir durante horas en la piel y otras superficies. El VSR se propaga a través de estornudos, tos y contacto con el bebé, así es que los padres deben recordar: lavarse con frecuencia las manos, al igual que la ropa de cama, los juguetes y la ropita del bebé; y mantener al bebé alejado de grupos grandes de gente, niños pequeños y personas resfriadas. Los padres —especialmente los que tienen bebés prematuros— deben consultar a un profesional médico sobre los pasos que pueden tomar para ayudar a proteger a su bebé contra la infección del VSR.

Visita www.rsvprotection.com para obtener más información.

Encuesta “ómnibus” de StrategyOne 2009: “Entendamos al VSR: Una encuesta para madres de niños de hasta cinco años” (Understanding RSV: A Survey Among Mothers of Children 5 & Younger).

cerrar